Los cruceros no son bienvenidos para Equo Gijón

La formación integrada en Xixón Sí Puede rechaza la actividad por «no ajustarse a la sostenibilidad» y cuestiona sus beneficios económicos

Crucero en El Musel
Crucero en El Musel

Gijón

El plan de «economía azul» impulsado por el Ayuntamiento de Gijón, la Cámara de Comercio Local y la Autoridad Portuaria, en cuyo centro está el turismo de cruceros, no agrada a Equo Giijón. La formación ecologista integrada en Xixón Sí Puede considera que la vinculación de los fondos europeos que financian el plan a ese tipo de turismo concreto «no se ajusta a los parámetros de sostenibilidad» que -según un comunicado de Equo Gixón- deberían regir la «oportunidad de aprovechamiento económico» de los recursos y el medio marino. El local plan de «economía azul» olvida, para la formación ecologista, «otras oportunidades de innovación más sostenibles y con empleo de alto valor añadido, como la biotecnología, producción de energía no contaminante, ecoturismo, etc.»

«Da la impresión que en Gijón queremos repetir el modelo de turismo de masa pensando exclusivamente en aumentar el número de turistas y olvidando los perjuicios asociados a ese modelo: masificación, contaminación, sobrexplotación de los recursos, etc.», señala el comunicado, que recuerda que este año «es el año internacional del turismo sostenible, y que la propia Organización Mundial del Turismo (OMT) en sus estudios ya indica que 1/3 de los turistas tienen en cuenta para sus viajes criterios de sostenibilidad».

Solo este año, han sido 18 las escalas de cruceros en El Musel, con 24.000 visitantes a bordo. El programa «Escala Empleo» impulsado por las autoridades municipales, camerales y portuarias, apunta hacia la generación de autoempleo y el fomento de la «economía azul», y está dotado con 194.794 euros con el objeto de crear negocios estables vinculados a actividades comerciales, de movilidad de los visitantes y de interpretación lingüística.

Cuestionando los beneficios

Equo Gijón cuestiona, de entrada, los supuestos beneficios económicos del turismo de cruceros, empezando por la generación de un empleo «temporal y muy dependiente» de la actividad de los cruceros, y que en muchos casos ni siquiera llega a crearse porque se sustituye por la ampliación de jornadas de los trabajadores del sector turístico y hostelero. «Se nos habla de la recuperación económica del turismo pero esta recuperación parece que no tiene su reflejo en la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del sector», lamenta Equo.

Por otra parte, añade el comunicado, el modelo de cruceros se basa en un «todo incluido» en el propio barco y en «tiempos muy limitados de estancia» que «no rompen la estacionalidad».  «Estos visitantes tambien utilizan infraestructuras y servicios de la ciudad, pero actualmente no contribuyen a su pago, excepto las tasas portuarias», argumenta Equo Gijón, que señala hacia el modelo catalán de tasas diarias para los turistas y que lamenta que en Asturias «no parece quererse valorar estas medidas de fiscalidad implantadas en muchas partes de Europa y aceptadas por los turistas; las cuales además supondrían una aportación económica importante y se podrían emplear en la protección ambiental y mejora de las infraestructuras y servicios locales».

Equo incide en el impacto medioambiental del atraque de este tipo de embarcaciones en El Musel. Según la formación, se estima que «un crucero vierte entre 13.000 y 26.000 litros de aguas residuales, y entre 67 y 130 kg. de residuos potencialmente tóxicos», al margen de «las emisiones de los barcos, los cuales en general utilizan fuel oil pesado como combustible,  que es más toxico que el diesel de los vehiculos por su mayor contenido en azufre». También denuncia la inadecuación de la ampliación portuaria para este tipo de tráficos, la ausencia de «diversificación» en los terrenos del nuevo Musel y la «falta de planificación y estudios de impacto a medio y largo plazo» por parte de los responsables portuarios.

Por todo ello, Equo Gijón pide «una estrategía de turismo coordinada a nivel interadministrativo, planificada según las caracteristicas locales,  con analisis de su impacto social y medioambiental, abierta a la participación de los ciudadanos y actores sociales, y orientada hacia un modelo sostenible que tenga en cuenta los costes sociales y medioambientales».

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Los cruceros no son bienvenidos para Equo Gijón