Triple suspenso a la sostenibilidad en Gijón

Un estudio de la Universidad de Santiago sitúa la ciudad como una de las cuatro urbes españolas con peores resultados globales en envejecimiento, ingresos, inversión, aguas residuales y ratio de camas de hospital

El río Piles, en Gijón, lleno de espuma cerca de la desembocadura en la Playa de San Lorenz
El río Piles, en Gijón, lleno de espuma cerca de la desembocadura en la Playa de San Lorenz

Gijón

Cuando se saca a colación el término sostenibilidad, de manera casi inconsciente se suele pensar en el medioambiente prácticamente en exclusiva. Sin embargo, lo que convierte a una ciudad en sostenible son un conjunto de elementos que van desde, efectivamente, los niveles de polución o calidad del agua hasta el paro juvenil o la atención hospitalaria.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela acaba de publicar un estudio a partir del análisis de los niveles de sostenibilidad de 31 ciudades españolas. Lo hacen puntuando 38 indicadores con notas entre 0 y 1. Dichos indicadores están englobados en tres ámbitos generales: economía, sociedad y medio ambiente. Las poblaciones del norte, por regla general, obtienen las mejores calificaciones, con una notable excepción: Gijón. Y es que la ciudad, junto con Murcia, Badajoz y Huelva, suspende en sostenibilidad por presentar muchos parámetros mejorables dentro de los mencionados campos que se incluyen en el informe Evaluación de la dimensión de la sostenibilidad a escala local: estudio de los casos de las ciudades españolas.  

Manuel Rama Caamaño, uno de los autores del estudio y miembro del grupo de Biotecnología Ambiental de la Universidad de Santiago de Compostela, explica que Gijón «no alcanza la categoría de ciudad sostenible», comparada con otras urbes como Pamplona, Vitoria-Gasteiz, L’Hospitalet de Llobregat o Valladolid, «las cuales tienen un tamaño de población del mismo rango». Atendiendo a los indicadores sociales, «Gijón es la ciudad con población más envejecida. Además destaca por su bajo ratio de camas de hospital por habitante, y su bajo gasto social» per cápita.

Manuel Rama Caamaño comenta que, «por otro lado, económicamente en el caso de Gijón podríamos destacar el bajo número de contratos indefinidos firmados al año y en cuentas municipales los bajos ingresos por habitante, así como una baja inversión con respecto a otras ciudades».

Según el análisis, y como punto positivo, la ciudad posee «un PIB considerablemente alto y una tasa de desempleo baja comparada con otras ciudades del sur como Santa Cruz de Tenerife o Córdoba». Por otro lado, «los residuos generados en toda la región asturiana por habitante son superiores a los de otras comunidades. Además, uno de los factores que más castiga a Gijón en términos de medioambiente, son los incumplimientos en vertido y tratamiento de las aguas residuales», resalta este investigador y coautor del estudio, junto con Sara González-García, Elena Andrade, María Teresa Moreira y Gumersindo Feijoó.

Cada indicador general de la sostenibilidad (economía, sociedad, medio ambiente) está representado por las letras A, B ó C, de modo que la letra A corresponde a la mejor tasa y C a la peor. Murcia, Gijón, Badajoz y Huelva son las únicas ciudades que obtienen una triple C, según el estudio.

Valores de las cuatro ciudades con peores resultados
Valores de las cuatro ciudades con peores resultados

El documento afirma que «Gijón es una de las pocas ciudades que no cumple con los límites de descarga de aguas residuales. Además, es la localidad de tamaño medio con mayor producción de residuos y también debe mejorar la extensión de áreas verdes». En consecuencia, «la ciudad debe tener en cuenta estos aspectos en su estrategia de mejora y prestar atención al diseño de una mejor planificación urbana, vigilando tanto la gestión de aguas residuales como de residuos sólidos».

Por otro lado, «aunque Gijón se ha situado con una C en el pilar económico, solo ha obtenido el valor más bajo en un indicador. La razón de este resultado se debe a la pequeña diferencia entre los cuartiles en el caso de los indicadores económicos de las ciudades de tamaño medio», lo que significa que ciudades «con pocas disparidades en algunos valores de los indicadores tienen una notable diferencia». Además, teniendo en cuenta el pilar social, «Gijón es la ciudad mediana con el menor número de camas de hospital, así como con el menor ratio de población menor de 16 años».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Triple suspenso a la sostenibilidad en Gijón