Kiko Matamoros se confiesa: «Soy cocainómano desde los quince años»

El colaborador de Telecinco confiesa que pese a que «nunca he tenido un problema grave con esta adicción, llegó a condicionar mis relaciones sexuales»


Redacción / La Voz

«Soy cocainómano desde los quince años», confesó Kiko Matamoros en la edición especial del Deluxe que Telecinco programó este domingo. Una confesión que hizo en una doble edición del programa, que generalmente se emite los sábados y detrás de la que podría estar intentar frenar el éxito de la telenovela turca Mi hija, que emite Antena 3 la misma noche. De hecho la audiencia quedó muy igualada. Mi hija logró 2.623.000 de telespectadores y un 16,3 %, mientras que Deluxe se quedó con 1.774.000 de televidentes y un 16,2 %. 

«En mi vida no he tenido nunca un problema grave con esta adicción (…) Probé la cocaína a los quince años y desde entonces no he dejado de consumir», aseguró Matamoros antes de matizar que «llegó a condicionar mis relaciones sexuales»

Kiko Matamoros, que desde que se separó de Makoke, colaboradora también de varios programas de Telecinco, no ha dejado de tener continuos enfrentamientos con ella, explicó que comenzó a consumir drogas en la adolescencia y que desde entonces nunca lo ha dejado, aunque hubo épocas en las que consumía muy esporádicamente. «Desde los 16 años hasta que empecé con Marián se puede decir que tuve un consumo poco aconsejable: fiestas a diario, bastantes excesos… y cuando empecé con ella levanté un poco el pie, porque ella no era consumidora», explicaba sobre su primer matrimonio con la hermana de Mar Flores. 

En las últimas semanas los choques con el entorno de su segunda exmujer han sido continuos, especialmente con su hijo Javier Tudela. Matamoros declaró que tras comenzar su relación con la exazafata del Telecupón, el consumo de drogas aumentó y que en esa etapa hizo «del consumo de cocaína algo habitual». Incluso dejó entrever, sin dar más detalles que habían sucedido «algunos episodios complicados desde el punto legal» y que «llegó a condicionar» sus «relaciones sexuales». Había momentos en los que si no consumía no le apetecía nada tener relaciones, mientras que más tarde llegó a producirle «rechazo estar en ese estado y mantener sexo»

El nacimiento de su quinta hija, Ana Matamoros, la única fruto de su relación con Makoke, supuso un punto de inflexión en su adicción y llegó a estar un año sin consumir. «Tenía mucha ilusión por ver a mi hija sana y feliz, incluso dejé de fumar e intenté cuidarme mucho», declaró. Hubo otras etapas en las que, volcado en el deporte, también dejó a un lado la cocaína. 

La separación de Makoke hace algunos años volvió aumentar la adicción. «Tuve unos meses en los que consumía igual que cuando tenía veinte años: lo vi como una fuente de evasión», confesó. 

Pero la llegada a su vida de su novia, Marta López Álamo, ha vuelto a espaciar el consumo de drogas. «Ella es anti todo esto. Es cierto que en alguna ocasión he consumido pero no compartido, con lo cual me he visto en una situación un tanto ridícula, porque si quieres estar bien con tu pareja, tenéis que estar los dos en la misma onda o es absurdo. Ella se cabrea, mira para otro lado y me da la brasa», añade. 

A la pregunta de si Makoke también era consumidora junto a él, Matamoros explicó que «no voy a señalar a nadie, pero creo que era voz pópuli... Lo que sí te puedo decir es que conmigo Makoke no aprendió nada». 

Y sobre si sus hijos son conscientes de sus adicciones, Kiko Matamoros aseguró que «lo saben y si no lo saben, lo intuyen, porque han sido muchos los mensajes que me han enviado diciéndome que me cuide. Ellos estaban preocupados hasta que empecé con Marta». 

Y por último Kiko Matamoros señaló que nunca ha pensado en pedir ayuda para desintoxicarse «porque siempre he pensado que lo podía dejar cuando quisiera». 

Contra Javier Tudela padre

Por otra parte, Kiko Matamoros arremetió contra unas duras declaraciones del primer marido de Makoke, Javier Tudela, que, en una intervención telefónica en ¡Viva la vida!, aseguró que «a Kiko podría haberle asesinado cualquiera con el ritmo de vida que lleva». 

«Me parece bastante indecente. La vida que yo llevo la conoce todo el mundo. No tengo ni un antecedente penal y él no puede decir lo mismo. Está condenado por delitos muy feos e incluso en otros procedimientos que no le adornan como una persona excesivamente centrada, aparte de escándalos políticos. Tengo el culo muy limpio, mi ficha policial está vacía, no es su caso», explicaba. 

Matamoros confesó que en una ocasión habían intentado matarle. «Tenía un camello que me suministraba la cocaína y guardaba muy buena relación con él. Un día dejó de cogerme el teléfono y luego un amigo me llamó y me contó que a ese señor le habían dicho que tenía que echarme un producto en la droga para matarme. Ese hombre no quiso participar en aquello y se lo dijo a mi amigo. Le habían ofrecido un dinero, pero lo rechazó», aseguraba. «Pero no lo voy a decir porque los servicios jurídicos de esta casa no lo recomiendan», matizó sin dar más detalles. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Kiko Matamoros se confiesa: «Soy cocainómano desde los quince años»