Redacción / La Voz

«¡Salgan y corran!». Es el último mensaje que uno de los encargados de la discoteca gay Pulse de Orlando alcanzó a escribir en la página de Facebook del local al comenzar la matanza perpetrada en la noche del sábado durante una fiesta latina. El autor de la masacre en el ya conocido como Bataclan americano, Omar Mateen, un neoyorquino de 29 años hijo de afganos, disparó a mansalva con un fusil de asalto AR-15 y una pistola en el club abarrotado de gente. 320 personas, según fuentes policiales. En total, 50 personas muertas, entre ellas el asesino, y 53 heridas, según el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer. «Hay sangre por todas partes», dijo emocionado.

La masacre, investigada por el FBI como «acto terrorista», fue reivindicada por el Estado Islámico (EI) en la agencia Amaq, considerada afín al grupo yihadista. En su texto se refiere a Mateen como combatiente del EI.

El responsable de la peor matanza en un tiroteo en Estados Unidos, que, de confirmarse, sería también el peor atentado que sufre el país desde el 11S del 2001, estaba fichado por la policía federal junto a cientos de presuntos seguidores del EI. De hecho, fue investigado en dos ocasiones, en el 2013 y 2014, pero en ambos casos se cerró el caso al considerar que no había hechos constitutivos de delito. La primera vez fue por decir a sus compañeros de trabajo que tenía relación con grupos terroristas y, en la segunda, por presuntos vínculos con el suicida estadounidense Omar Abu Salah. Actualmente no estaba siendo vigilado, explicó el agente especial del FBI Ron Hopper. Asimismo, un portavoz aseguró que las armas que utilizó Omar Mateen las adquirió legalmente «durante la semana pasada más o menos».

Estos datos contradicen la versión dada por el padre del agresor, quien aseguró a la NBC que el ataque no tenía nada que ver con la religión» y que lo que sucedió es que su hijo se había enfadado al ver a dos hombres besarse hace algunos meses en Miami. Después la investigación giró hacia el móvil terrorista.

Adam B. Schiff, demócrata de California y miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, aseguró que la policía le había informado de que el pistolero había prometido lealtad al EI. Después, el propio FBI lo confirmó públicamente. También según NBC News, antes de iniciar el tiroteo, Omar Mateen llamó al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo dirigido por Al Bagdadi. Su juramento, similar al que hicieran por Facebook días antes de su masacre los terroristas de San Bernardino, obliga a ponerle en la misma categoría y a sumarle incluso a la matanza de los hermanos Tsarnaev en la maratón de Boston, que mencionó en su llamada. Agentes federales han manifestado que el atacante «estaba bien organizado y preparado», pero de momento no han encontrado evidencias de vínculos con el EI. En las redes sociales, el califato se regodeó desde el primer instante sobre lo sucedido y mostró imágenes del atacante con su nombre. Cabe recordar que, antes del mes sagrado del Ramadán, el EI animó a los lobos solitarios a atentar en Occidente.

Explosivos de la policía

En cualquiera de los casos, el suceso tiene otra vertiente polémica. ¿Puede una sola persona con dos armas causar una matanza de estas características? El jefe de la Policía de Orlando, John Mina, explicó que la acción del agresor a las 02.00 horas de ayer (ocho de la mañana en España) derivó en «una toma de rehenes», pues tras una primera intervención «el sospechoso volvió a entrar en el club, donde tuvieron lugar más disparos». «Hacia las 05.00 horas se adoptó la decisión de rescatar a los rehenes que estaban allí».

La policía entró en la sala usando explosivos -realizó una «explosión controlada» frente al club, para distraer al pistolero-. y derribando una pared con un carro blindado conocido como BearCAt. El atacante fue abatido entonces en medio de una ráfaga de tiros, según el relato policial. Mina añadió que en la operación fueron rescatadas 30 personas. Lo que no está claro es si las víctimas murieron durante la toma de rehenes o si algunos perecieron en el enfrentamiento del atacante con la policía. La mayoría de ellas eran hispanas. El Ayuntamiento de Orlando ha empezado a ponerles nombre en una página. La lista la encabezan Eduardo Sotomayor Jr., Stanley Almodóvar III, Luis Omar Ocasio-Capo y Juan Ramón Guerrero.

Contra la igualdad y tolerancia

«Sabemos lo suficiente para decir que esto fue un acto de terror y un acto de odio», dijo Obama al leer un breve comunicado en la Casa Blanca. Agregó que el crimen «no puede cambiar lo que somos». Añadió que se trata de un ataque contra los valores de igualdad y tolerancia.

El dolor de Obama El presidente de Estados Unidos califica de «acto de terror y odio» la matanza en el club gay de Orlando

«Es un ataque contra todos nosotros y contra los valores de igualdad y tolerancia [...]. Ante el odio y la violencia nos vamos a amar unos a otros y permaneceremos unidos para defender al país», apuntó, y recordó que el club Pulse no era solo un club de ocio nocturno, sino que además era «un lugar de solidaridad y empoderamiento». Por todo ello, reconoció que se trata de un día «especialmente duro para nuestros compatriotas LGTB». «Lo que está claro es que había una persona llena de odio», apostilló.

Restricción de armas

En cualquier caso, Obama destacó que la investigación del «tiroteo más mortífero de la historia americana» está abierta, ya que no están aún claros los motivos del atacante. Y utilizó lo sucedido para defender su postura de restringir la posesión de armas de fuego. «Nos recuerda lo fácil que es conseguir armas para disparar en un colegio, un lugar de culto, un cine o un club nocturno», apuntó.

Detenido un hombre armado que iba al Orgullo de Los Ángeles

La Policía de Santa Mónica (California) detuvo este domingo a un hombre provisto de armas de asalto y posibles explosivos que planeaba acudir al Desfile del Orgullo Gay de Los Ángeles. El alcalde, Eric Garcetti, aseguró que las autoridades no ven conexión entre este arresto y la matanza de Orlando. «Quiero que todos los que están aquí sepan que estamos seguros y estamos protegidos. Nuestros agentes están aquí», manifestó al comienzo del Desfile. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un tiroteo en un discoteca de Orlando deja al menos 50 muerto y 53 heridos