REDACCIÓN / LA VOZ

 Haití, uno de los países más pobres del mundo, sufrió ayer los embates del huracán Matthew, con una fuerza devastadora que dejó cuatro muertos y miles de evacuados, destruyó decenas de casas y amenazaba a cuatro millones de niños mientras avanzaba hacia Cuba. «Es la peor tormenta que sufre Haití en décadas, y todos los daños serán, sin duda, significativos», indicó Marc Vincent, representante de Unicef en Haití. «Más de cuatro millones de niños podrían estar expuestos a los estragos del huracán», advirtió la organización.

Los fuertes vientos provocaron terribles escenas, como la de un hombre que se encontraba solo y enfermo y que no pudo abandonar su hogar. Murió cuando su casa fue destruida por las olas del mar en Port-Salut, una comuna del sur de Haití. En total, 9.280 personas fueron evacuadas a escuelas, iglesias y otros centros comunitarios. Y el sur de la isla quedó aislada del resto del país por la caída de un puente en la carretera que conecta con la capital, Puerto Príncipe.

Así nace un huracán extremadamente peligroso Matthew lleva asociados vientos sostenidos que ya superan los 200 kilómetros por hora y lluvias que podrían dejar acumulaciones de 800 litros por metro cuadrado en 24 horas. Sus efectos podrían llegar hasta la costa este de Estados Unidos.

Muchas personas se negaron a ser evacuadas y dejar sus pertenencias en las zonas más vulnerables. Entre esas áreas figuran barrios extremadamente pobres y densamente poblados como Cite Soleil -donde 100.000 de sus 500.000 residentes enfrentan serios riesgos de inundación- y el capitalino Cite L’Eternel, sobre la costa. Haití cuenta con más de 10 millones de habitantes. Miles de personas aún viven en tiendas de campaña tras el terremoto que devastó a Haití en 2010.

A 17 por hora hacia Cuba

El «extremadamente peligroso» ciclón impactó en la ciudad haitiana de Anglais con vientos máximos sostenidos de 230 km/h, lo que lo sitúa en la categoría 4 (de un total de 5) en la escala Saffir-Simpson. Matthew también alcanzó ayer el extremo oriental de Cuba, así como a Bahamas y otras islas del Caribe a 17 kilómetros por hora.

La provincia de Guantánamo, en el extremo oriental de Cuba, contenía el aliento ante el esperado impacto de Matthew. Con unos 28.000 habitantes, el municipio de Maisí podría ser uno de los más castigados por el huracán. La lluvia comenzó a caer antes del mediodía y había unas 3.000 personas en refugios, según la televisión estatal.

En República Dominicana, el Centro de Operaciones de Emergencias evacuó a 8.546 personas en Santo Domingo, y en provincias fronterizas con Haití.

El huracán podría alcanzar incluso el sudeste de Estados Unidos. Florida y Carolina del Norte decretaron el estado de emergencia. Ante esta posibilidad, el presidente Barack Obama decidió posponer un acto previsto para hoy en Miami con la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El huracán «Matthew», la peor tormenta en años, se ceba con Haití