El temor a un futuro «inestable»

Para norteamericanos residentes en Asturias, el triunfo de Trump abre una nueva etapa de incertidumbre con paralelismos con el Brexit

.

Redacción

Algunos de los estadounidenses residentes en Asturias recibieron el resultado de las urnas de su país entre el estupor y el desinterés. El norteamericano Marc Ostrovski, afincado en Asturias desde hace muchos años, afirma que este tipo de eventos en su país de origen son algo que «ya no le incumbe». «No me veo capacitado para opinar de algo que me queda tan lejano», asegura Ostrovski . El norteamericano lleva viviendo en el Principado tantos años que le parece una realidad totalmente distinta a la que está acostumbrado. «Ya ni siquiera me interesa quien pueda ganar, me he vuelto apolítico», concluye.

Por su parte Michael Lee Wolfe, natural de Pittsburgh, Pennsilvania, pero residente en Asturias, resume su parecer en una sola oración: «que Dios nos pille confesados». Su opinión es que lo que acaba de pasar en los EEUU es algo muy similar a lo acaecido hace unos meses con el Brexit en Gran Bretaña. «La victoria de Trump no entraba para nada en los sondeos y mira lo que ha pasado. Según los sondeos tampoco iba a ganar el Brexit», explica, añadiendo que es «el fin de las encuestas electorales». También opina que los medios de comunicación han sufrido «un duro golpe de credibilidad».  Para él Trump es un «hombre fuerte» del establishment aunque no se explica cómo ha podido ganar con todo el panorama que existe actualmente respecto a la crisis y con los medios de comunicación diciendo que «Hillary iba bien». «Yo personalmente voté por ella. Es una pena», confiesa.  No ha tenido la oportunidad de hablar con su familia todavía, pero sabe perfectamente cómo se han de sentir al respecto. «Tiene que haber sido un golpe muy duro para mi madre que haya ganado Trump. Allí está todo el mundo lamentándolo”, sentencia.

El futuro de su país le parece ahora mismo «muy incierto». «Es difícil. Tiene todo muy mala pinta. Trump es un hombre con deudas políticas muy grandes con personas como Giuliani y otros», expone Lee Wolfe. En su opinión, el presidente electo es una persona que sabe «poco» de política y que puede provocar un gobierno muy inestable, a no ser que tome las riendas «con un poco de humildad», ya que considera que acaba de descubrir la cantidad de apoyos que tenía y de los que «no era ni consciente».

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El temor a un futuro «inestable»