El futuro fiscal general de EE.UU. promete parar a Trump si se excede

Sessions, forzado a renegar de su pasado racista en su confirmación ante el Senado

.

Nueva York / E. La voz

Sin completarse la revisión de potenciales conflictos éticos, los nominados a conformar la futura Administración Trump comenzaron este martes a comparecer ante el Senado. El primero en someterse a las preguntas fue Jeff Sessions, designado para ser el próximo fiscal general de EE.UU. No fue un trago fácil, teniendo en cuenta su pasado racista y xenófobo. «Hay una profunda ansiedad sobre si hará cumplir las leyes de forma justa», le espetó la senadora demócrata Dianne Feinstein.

«¡No a Trump, no a un fascista, no al Ku Klux Klan (KKK)!», gritaron un grupo de activistas que en una decena de ocasiones interrumpieron a Sessions. Vestidos con túnicas y capuchas del KKK, le acusaron de ser «un racista malo para América». Él se limitó a calificar las acusaciones de «abominablemente falsas». «Aborrezco al Ku Klux Klan, todo lo que representa su odiosa ideología», añadió. Pero en su currículo figura que en 1986 el Senado rechazó su nominación como juez federal por sus comentarios racistas contra los negros cuando era fiscal en Alabama.

Ayer prefirió no mirar atrás y prometió defender los derechos de las minorías. Así dijo que era contrario a prohibir la entrada de musulmanes en EE.UU., sugerida por Trump en la campaña, y a la tortura conocida como waterboarding (ahogamiento simulado): «Es absolutamente inapropiado e ilegal», rectificó. En cambio, reafirmó su dureza en materia migratoria y ratificó su rechazo al programa Daca, que ha permitido frenar la deportación de 750.000 jóvenes indocumentados.

El senador, quien durante la campaña respaldó las acusaciones de Trump contra Hillary Clinton por el uso privado de correos electrónicos oficiales y las donaciones a la Fundación Clinton, prometió inhibirse de cualquier investigación a la demócrata. «Este país no castiga a sus enemigos políticos, pero garantiza que nadie esté por encima de la ley», afirmó.

El exsenador de Alabama defendió que quien desempeñe el cargo de fiscal general debe estar «comprometido a seguir la ley» y ser fiel a la Constitución. Y por ello se comprometió a pararle los pies a Trump: a decir no si se excede en el poder.

Contratiempos

La mayoría republicana permite pronosticar que será ratificado en su cargo, pero el proceso de esta tumultuosa transición está llena de contratiempos. The Washington Post por ejemplo desveló cómo Sessions no reveló a la Oficina de Ética que es dueño de tierras en Alabama, donde se extrae petróleo y otros minerales. Los posibles conflictos de intereses podrían afectar también a Willbur Ross y Betsy DeVos, candidatos a las secretarías de Comercio y Educación, y que siguen sin revelar sus activos. La polémica también marcará la audiencia de hoy de Rex Tillerson, nominado a secretario de Estado. Su amistad con Vladimir Putin y los negocios que mantuvo con Irán mientras dirigía la petrolera Exxon Mobil, serán algunos de los asuntos más espinosos a los que deberá enfrentarse en el Capitolio.

Las posibles incompatibilidades se han vuelto una constante en los nombramientos del presidente electo. La designación de su yerno Jared Kushner como su asesor ha suscitado nuevas inquietudes, como sus negocios con una empresa china, con la que se habría reunido en secreto estos días. Su mujer Ivanka Trump ha dimitido como vicepresidenta ejecutiva de desarrollo y compras de su marca de ropa. Hoy el presidente electo despejará todas las dudas sobre sus negocios y los de su familia, en su primera rueda de prensa.

El Banco Mundial reduce las previsiones de crecimiento por la incertidumbre

El Banco Mundial (BM) redujo ligeramente ayer sus previsiones de crecimiento mundial en el marco de lo que considera una «creciente incertidumbre» en torno a la política económica de la Administración Trump.

Según el BM, el Producto Interior Bruto (PIB) mundial aumentará este año 2,7 %, contra 2,3 % en el 2016. Sin embargo, la previsión representa 0,1 % menos que la anunciada en junio último, indicó la institución en su informe semestral sobre coyuntura. «Dado el enorme papel que EE.UU. juega en la economía global, los cambios en su rumbo político puede tener efectos de contagio. Una mayor política fiscal expansiva podría generar más crecimiento tanto dentro como fuera del país a largo plazo, pero los cambios en política comercial pueden equilibrar estos beneficios», afirmó Ayhan Kose, director del informe.

Irán decide evitar una escalada de tensión con EE.UU.

Irán ha decidido evitar una escalada de las tensiones con Estados Unidos por la extensión de las sanciones, durante la última reunión celebrada ayer en Viena sobre acuerdo nuclear iraní antes de la era Trump.

En diciembre, Teherán había amenazado con llevar a cabo represalias contra Washington después de que el Senado de EE.UU. votase a favor de extender la Ley de Sanciones a Irán. Esa propuesta no contó con la firma de Obama, un gesto simbólico de rechazo. La Unión Europea ya ha retirado todas las sanciones económicas y en materia de energía nuclear contra Irán.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El futuro fiscal general de EE.UU. promete parar a Trump si se excede