Johnson compara a Hollande con un carcelero nazi por su amenaza de castigar a Londres

El presidente francés fue el primero en anticipar que el Reino Unido tendrá que «pagar un precio por el brexit»


Londres / E. La voz

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, volvió a dar la campanada una vez más con unas declaraciones en las que comparó a François Hollande con los carceleros nazis. «Si el señor Hollande quiere dar golpes de castigo, como si fuera un personaje de una película de la Segunda Guerra Mundial, no creo que sea en su interés o en el interés de nuestros socios europeos», advirtió.

Johnson volvió a mostrar su peculiar estilo a la hora de ejercer como jefe de la diplomacia británica, al reaccionar así a la pregunta de un periodista sobre si el Reino Unido deberá pagar un precio por dejar la Unión Europea, recordando el aviso atribuido a un portavoz del Elíseo. Hollande fue el primero en anticipar que el Reino Unido tendrá que «pagar un precio por el brexit», un principio asumido por todos los líderes, y desde entonces es blanco de la críticas británicas.

La portavoz oficial de la primer ministra rechazó el aluvión de críticas a Johnson, alegando que sus comentarios eran una «comparación teatral». Pero lo cierto es que no fue el único miembro del Ejecutivo británico en aludir a la contienda mundial. El ministro encargado del brexit, David Davis, declaró que si el servicio civil británico pudo hacer frente a esa guerra, también «podrán fácilmente hacer frente a esto». Precisamente, Davis reconoció ayer que se embolsó 1.151 euros al ganar una apuesta con la inesperada victoria del brexit en el referendo de junio.

En el pasado, el exalcalde de Londres ya había criticado a Bruselas y a los líderes comunitarios por querer compartir el deseo de Adolf Hitler de conseguir una Europa unida. Johnson, uno de los abanderados de la victoria del out, también se explayó en el diario conservador The Daily Telegraph, al señalar que, al optar por el brexit duro, Londres «no estará sujeto a la tarifa externa común, y ya no tendremos nuestra política comercial gestionada por la Comisión Europea».

Comparte así la línea de Theresa May de apostar por nuevos acuerdos comerciales en todo el mundo y estudiar ideas. Una medida que respalda la ciudadanía británica. Según una encuesta publicada por YouGov, la prioridad de Downing Street para conseguir nuevos tratados comerciales debe ser Estados Unidos, la UE, China, Australia y Canadá.

A la espera de que se conozca el fallo del Tribunal Supremo británico el martes sobre el protocolo que tiene que seguir Downing Street para activar el brexit, la mayoría de los tabloides sensacionalistas aplaudieron el plan de doce puntos anunciado por la primera ministra. Del «Acero de la nueva dama de hierro», que tituló Daily Mail, adjudicándole el apodo de Margaret Thatcher, al «Brexodus» de The Sun, el diario más vendido del país. The Times tituló en cambio con «May a la UE: danos un trato justo o serás aplastada», pero a la libra no pareció gustarle el discurso y sufrió ayer pérdidas del 0,78 % frente al dólar y del 0,51 % frente al euro.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Johnson compara a Hollande con un carcelero nazi por su amenaza de castigar a Londres