Marchas sobre Washington para arruinarle la fiesta a Trump

La más importante de ellas, organizada por mujeres, llevará a la capital a decenas de miles de activistas de todo el país

.

Redacción / La Voz

En la noche electoral, Teresa Shook, una joven abuela de Hawái, quiso compartir su indignación con otras mujeres por la victoria de Donald Trump. Así que entró en Facebook y escribió lo primero que le vino a la mente en una cuenta de debate político muy popular: «Creo que deberíamos manifestarnos». Más de dos meses después, no da crédito. Su iniciativa ha sido secundada por miles de seguidores, entre ellos Beyoncé, Robert de Niro o Scarlett Johansson. Se prevé que la Marcha de Mujeres sea la mayor manifestación en Washington contra el nuevo presidente.

Teresa confesó hace unos días a ABC News que creía una obligación contestar a la degradante retórica de Trump: «Simplemente, sentía que las mujeres necesitaban ponerse de pie y decir: “Aquí estamos, escucha nuestra voz, somos fuertes, estamos decididas y no nos moveremos”».

La Marcha de Mujeres está programada para mañana con la misión de enviar un «mensaje al nuevo Gobierno en su primer día», según la web creada por las organizadoras, que ha llamado a los participantes a calarse un sombrero rosa. Ya se han apuntado a la cita unas 200.000 personas, una cifra multitudinaria en una ciudad poco dada a las protestas y en la que se considera ya como un éxito una concentración de medio centenar de activistas. En 1973, cerca de 60.000 protestaron contra Richard Nixon en su segunda jura cuando ya el Watergate comenzaba a salpicarlo.

Hoy, decenas de miles de activistas se concentrarán en Washington para arruinarle la fiesta al magnate neoyorquino. Trump llega a territorio hostil. La capital de EE.UU. siempre ha sido demócrata, y como tal el 90,9 % de los votantes apoyaron a Hillary Clinton en la cita del 8N. Trump solo obtuvo el 4,1 %, menos que todo el resto de los candidatos, 5,1 %.

Nueva York y Los Ángeles

Otra ciudad prodemócrata, Nueva York, inauguraba anoche la avalancha de protestas programadas por todo Estados Unidos, en la que se esperaba reunir a miles de personas, incluidos dirigentes políticos y figuras del cine y la televisión. Horas antes, en Los Ángeles estudiantes, profesores y padres de familia se concentraron contra «las políticas antiinmigrantes» de Trump. Su alcalde, Eric Garcetti, anunció ayer que un grupo bipartidista de 59 alcaldes de ese estado se han unido para llamar al Congreso y a la Administración Trump a evitar la deportación de los dreamers (soñadores), como se denomina a los jóvenes que entraron ilegalmente al país siendo niños.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Marchas sobre Washington para arruinarle la fiesta a Trump