Shirin Ebadi: «Bachar al Asad es un criminal de guerra y debe ser juzgado por ello»

La abogada iraní y Premio Nobel de la Paz 2003 es crítica con la posición de Irán con respecto a Siria y recuerda a Trump que EE. UU. fue «construido por inmigrantes»

.

Bogotá / E. La Voz

Convicción y mensaje certero. Una luchadora un pos de la justicia. Shirin Ebadi (Hamadán, Irán, 1947) sabe lo que significa enfrentarse al poder. La premio nobel de la paz del 2003 -fue la primera mujer musulmana en alzarse con el galardón- vive en un exilio forzoso por sus críticas a la reelección del expresidente Mahmud Ahmadineyad, en el año 2009, y a la teocracia de los ayatolás. Sus propiedades fueron confiscadas. Su marido y su hermana, temporalmente encarcelados.

Es una pionera nata. Estudió Derecho en un mundo controlado por hombres. Llegó a jueza y en 1975 se convirtió en la primera mujer en dirigir un tribunal iraní. Perdió su trabajo tras el triunfo de la Revolución Islámica de 1979. Las mujeres no podían ser magistradas.

Tardó 14 años en poder volver a ejercer la abogacía. Se convirtió entonces en una activista por los derechos del niño y de la mujer. Ofrecía gratuitamente sus servicios a los perseguidos por cuestiones políticas. La Voz de Galicia ha conversado con Ebadi durante la cumbre de premios nobel celebrada en Bogotá.

Se presenta sin velo. No suele llevarlo en el extranjero. Un motivo más de crítica en su país.

-¿Ha cambiado el respeto a los derechos humanos en su país con el Gobierno de Hasán Rohani?

-No. Rohani no pudo en absoluto cambiar o mejorar la situación de los derechos humanos en Irán. La razón es que según la Constitución de Irán todo el poder reside en el líder (actualmente Alí Jamenei). Los presidentes no tienen tanto poder.

-¿Cómo cambiar esa situación?

-Desafortunadamente el líder es nombrado de por vida.

-¿Cuál es su opinión con respecto a la posición adoptada por Irán en Siria?

-Bachar al Asad es un criminal de guerra y debe ser juzgado por ello en el Tribunal Penal Internacional. Me apena que mi Gobierno no solo haya enviado a Siria personal militar sino también dinero y armas, y haya ayudado a Bachar al Asad a matar a su propio pueblo.

-El presidente Donald Trump ha decidido prohibir la entrada en EE. UU. a los ciudadanos de su país. ¿Cuál es su postura ante esa orden ejecutiva?

-Estoy en desacuerdo con la decisión de Trump porque creo que está basada en el racismo. Trump tiene que recordar que su país fue construido por inmigrantes. Incluso él. Si nos remontamos a sus abuelos, ellos mismos eran inmigrantes. Por consiguiente su comportamiento con algunos de los inmigrantes no es correcto en absoluto. Este no es el momento para construir un muro. Un muro que fue construido en el siglo XX, me refiero al muro de Berlín, cayó. ¿Por qué deberíamos repetir una experiencia que ha fracasado?

-¿Cree que es una prohibición contra los musulmanes, o solo contra ciertos países musulmanes?

-Si nos fijamos en todo el terrorismo que se ha producido en los EE. UU., concluiremos que los iraníes no han sido parte del mismo en absoluto. Sin embargo, lees los nombres de los ciudadanos de Irán en la lista. Si nos fijamos en el directorio, Arabia Saudí, Pakistán o Afganistán no están en él, aunque muchos de los terroristas eran ciudadanos de uno de esos países. Pero no están en el listado. La razón es que quizás haya detrás intereses políticos o económicos relacionados.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Shirin Ebadi: «Bachar al Asad es un criminal de guerra y debe ser juzgado por ello»