Las ocho personas clave a un lado y a otro del canal de la Mancha

May deberá enfrentar a un duro grupo de negociadores del lado de la UE, encabezados por Jean-Claude Juncker

.Jean-Claude Juncker y Theresa May durante una reunión celebrada en Malta el pasado mes
Jean-Claude Juncker y Theresa May durante una reunión celebrada en Malta el pasado mes

Las negociaciones para el divorcio efectivo entre Reino Unido y la Unión Europea, que acaban de ponerse en marcha con la activación del brexit,  serán complicadas y podrían enfrentar a algunos de los políticos más duros de ambos lados del canal de la Mancha. La primera ministra británica es y será una pieza maestra en el proceso, en el que deberá enfrentar a un severo grupo de negociadores por parte de Europa, que ya había advertido del precio que debería pagar Reino Unido por dar un paso que May ha definido como «sin retorno».

Estas son las personas claves que tomarán parte en el largo y complejo camino de salida de los británicos de la Unión Europea, quien ha cifrado en 60.000 millones de euros el dinero que deberá reembolsar Londres.

A un lado del canal de la Mancha:

May, la «dama de hierro» del brexit

En junio de 2016, la entonces ministra del Interior británica, la euroescéptica Theresa May, se mostró a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE, pero finalmente sería ella quien, al frente del gobierno, liderase el proceso de salida de su país.

Tras la victoria del brexit por casi el 52% de los votos en un referéndum, May se erigió como la única figura de consenso para suceder a David Cameron en Downing Street y, meses después, mantiene una sólida distancia de 18 puntos en los sondeos respecto al líder de la oposición laborista.

Antes de comunicar oficialmente la decisión británica, esta política de 60 años ya desveló su apuesta por una ruptura «clara y nítida» con la UE, y la salida también de su país de un mercado único europeo con 500 millones de consumidores, entre cuyas obligaciones está la libre circulación de trabajadores europeos.

David Davis, el ministro del divorcio

David Davis, un euroescéptico convencido de 68 años, será el encargado de negociar el divorcio al frente del «ministerio del brexit» de May, tras ser en los años 1990 el responsable de Europa con el jefe de gobierno John Major.

Davis, un exrreservista de las fuerzas especiales, tiene fama de ser duro y en ocasiones imprudente. Aunque cree firmemente en un Reino Unido próspero fuera de la UE, reconoce que su economía sufriría si la migración europea se detiene de un día para el otro.

Tim Barrow, la opción segura en Bruselas

Sir Tim Barrow, de 53 años, se convirtió en enero en la «opción segura» de May como embajador permanente ante la UE, tras la inesperada dimisión de su predecesor Ivan Rogers, considerado como demasiado «pesimista» por los partidarios del brexit.

Este diplomático de carrera, descrito por sus colegas como experimentado y duro, se forjó como embajador en Rusia y Ucrania, después de ejercer varios cargos diplomáticos en Bruselas donde se familiarizó con los entresijos comunitarios.

Al otro lado del Canal de la Mancha:

Jean-Claude Juncker, el símbolo de una Europa 'invasiva'

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker es un veterano de la UE tras pasar 19 años como primer ministro de Luxemburgo, y simboliza una Europa demasiado «invasiva» a los ojos de los euroescépticos británicos.

Al frente del ejecutivo comunitario, encargado de liderar las negociaciones en nombre de los otros 27, este político de 62 años seguirá de cerca los acontecimientos, como ya hizo en la crisis de la deuda griega, en la que jugó un papel clave en 2015 para evitar la salida de Grecia del euro.

En la última cumbre europea en Bruselas en marzo, Juncker deseó que los británicos vuelvan un día «a subirse al barco» europeo tras el Brexit.

Michel Barnier, la pesadilla de la City

El francés Michel Barnier, un férreo europeísta, era la «pesadilla» de la City londinense durante su etapa como comisario europeo de Mercado Interior y Servicios Financieros (2010-2014). Y, ahora, liderará el lado europeo durante el brexit como negociador jefe de la Comisión.

Este político de 66 años, muy respetado en Bruselas, fue un hombre clave para hacer frente a la crisis de la deuda en la zona euro que estuvo a punto de poner fin a la moneda única y está considerado como el arquitecto de la unión bancaria europea.

Como su cercano aliado Juncker, Barnier prometió un acuerdo justo para Reino Unido, pero sin concederle ningún favor especial.

Donald Tusk, el garante de la unidad de los 27

El polaco Donald Tusk, de 59 años, deberá como presidente del Consejo Europeo coordinar el trabajo de los mandatarios europeos durante las negociaciones del Brexit y, especialmente, mantener su unidad ante eventuales crisis.

Este ex primer ministro polaco, un europeísta convencido que tuvo que aprender inglés a marchas forzadas tras su designación al frente del Consejo, vivirá como presidente la salida de Reino Unido, que podría tener lugar en 2019 de cumplirse los plazos.

Sobre el brexit, este líder forjado en las crisis griega y migratoria ya advirtió, en su línea apocalíptica, que en el divorcio con Reino Unido «no habrá tartas en la mesa para nadie, solo habrá sal y vinagre».

Didier Seeuws, la voz de los mandatarios

Didier Seeuws, un alto diplomático belga de 51 años, se convertirá en la voz de los mandatarios europeos en las negociaciones con Reino Unido, como jefe de la «brexit Task Force» que representa a las capitales del bloque.

Guy Verhofstadt, el azote de Farage en la Eurocámara

Guy Verhofstadt, ex primer ministro belga de 63 años, se convirtió en el referente para las negociaciones del Brexit en la Eurocámara, donde destaca por sus acalorados debates con el líder antieuropeo británico Nigel Farage.

Este político liberal, un ferviente partidario del federalismo europeo, tendrá como misión intentar involucrar lo máximo posible al Parlamento Europeo en las negociaciones, pese al papel secundario que le reservaron los líderes europeos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las ocho personas clave a un lado y a otro del canal de la Mancha