Ataque terrorista a las urnas en Francia

Un policía muerto y dos heridos en los Campos Elíseos, por un atacante que fue abatido

Tiroteo en París Ha ocurrido en los Campos Elíseos. La Prefectura de la Policía ha informado de una «intervención en curso» en la céntrica avenida y ha llamado a la ciudadanía a evitar la zona. Un policía ha muerto, otro está herido y no se descartan más víctimas.

París / Corresponsal

El terrorismo volvió a golpear ayer el corazón de Francia a tres días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Esta vez, el escenario fue la avenida más famosa del mundo, los Campos Elíseos, alrededor de las 21.00 horas y cerca de los almacenes Marks & Spencer, durante el cierre de la mayoría de tiendas. El asaltante llegó en un vehículo y abrió fuego con un arma de guerra -un Kalashnikov, según testigos- contra un furgón lleno de policías. Mató a uno de los policías e hirió a otros corriendo detrás de ellos, pero fue abatido.

El presidente François Hollande confirmó en una rueda de prensa urgente que el ataque era de «carácter terrorista». «El mensaje que quiero enviar esta noche va más allá de los policías y los gendarmes, y se dirige a los ciudadanos: están protegidos y lo estarán» aseguró el jefe de Estado antes de llamar a «la confianza, la solidaridad y el apoyo de la nación hacia las fuerzas de seguridad».

La avenida comercial fue acordonada por oficiales armados, que cacheaban a varios transeúntes, y las estaciones de metro de la zona fueron cerradas. La Prefectura de la Policía informaba anoche que había una «intervención en curso», pero sin aclarar la hipótesis de un segundo atacante huido.

El portavoz del Ministerio de Interior señaló que se desconocía la identidad del atacante abatido, pese a que los medios hablaban que se había encontrado un documento en el coche del agresor y que era un conocido de la policía que había difundido en Internet su intención de atacar agentes. Algunos apuntaban a que el agresor había llegado desde Bélgica.

El ministro de Interior, Matthias Fekl, acudió al Elíseo para asistir a una reunión de crisis con Hollande. En la cita estaba también el primer ministro, Bernard Cazeneuve, que rindió homenaje a la víctima con un mensaje en Twitter: «Ánimo a su familia. Solidaridad con sus compañeros heridos y sus seres cercanos». El policía fallecido pertenecía a la 32ª compañía de intervención de la dirección del orden público y de la circulación de la prefectura de policía de París. La presencia de este tipo de agentes es habitual en la avenida, ya que, además de ser muy frecuentada por parisinos y turistas, está cerca del palacio presidencial y de la plaza Beauvau.

Trump, el primero

El primero en reaccionar fue Donald Trump. «Es muy, muy terrible. Parece otro ataque terrorista. ¿Qué podemos decir? No termina nunca. Tenemos que ser fuertes y vigilantes, lo digo desde hace mucho tiempo», dijo a la prensa, enviando sus condolencias «al pueblo de Francia».

El ataque tuvo lugar durante el último programa presidencial antes de la primera vuelta, que reunió a los 11 candidatos para una serie de entrevistas individuales de 15 minutos cada una. Sin embargo, durante la emisión no se hizo alusión al atentado. A tres días de la votación, la campaña sigue estando bajo la máxima seguridad. El pasado lunes, dos hombres fueron arrestados en Marsella, acusados de preparar un ataque que tenía como blanco a François Fillon.

La seguridad ha sido uno de los temas centrales de la campaña de este año, con el Frente Nacional aprovechando cada atentado para hacer avanzar su agenda política. Marine Le Pen ha centrado su retórica en el ensalzamiento de las fuerzas de seguridad y ha prometido en su programa una renovación de sus dotaciones, así como la contratación de 15.000 agentes más. «Emoción y solidaridad hacia nuestras fuerzas del orden, de nuevo tomadas como objetivo», publicó en Twitter una hora después del ataque.

Macron recibe el aliento moral de Obama y el respaldo explícito de Manuel Valls

Emmanuel Macron recibió ayer una llamada telefónica inesperada de Barack Obama para que la retina pública de Francia visualice «la importancia» que el expresidente le da a la «relación» entre Francia y EE.UU. Aunque el demócrata le transmitió su «profundo apego», la campaña del líder de ¡En Marcha! aclaró que no se trata de un apoyo oficial. No obstante, el centrista es el único candidato a las presidenciales que ha recibido una llamada de estas características, de este personaje y en este momento.

Al empujón moral que supone una llamada así hay que sumar que, también ayer, obtuvo Macron confirmación del respaldo que oficiosamente ya le había brindado el ex primer ministro, Manuel Valls. En una carta abierta, el que pudo haber sido su rival en la campaña ofrece tres razones a los franceses por las que deberían votar al líder de ¡En Marcha!: «quiere liberar las formidables energías de nuestro país, quiere una Francia más activa para una Europa más justa, más fuerte y más ecológica, y va a reformar en profundidad nuestra democracia».

La decisión de apostar por el ex ministro de Economía en lugar de por el candidato de su partido, Benoît Hamon, le valió no pocas críticas. Pero lo principal es que deja ver la profunda escisión que existe en la cúpula socialista sobre qué hacer el domingo. Mientras que Valls justificaba su apoyo a Macron para impedir un posible gobierno del Frente Nacional , otro referente de la izquierda, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, salía en apoyo de Hamon pese a que actualmente tan solo acumula el 8% de la intención de voto y tiene muy pocas opciones de pasar a la segunda vuelta. «El único voto útil es el voto de la convicción y nos reconocemos totalmente en las que defiende Hamon», declaró.

A todo esto, Hollande se lava las manos. El presidente no entra en la batalla entre Macron y Hamon, pero ayer, durante el Consejo de Ministros, dio sus últimas directrices a pocas horas de que abran los colegios electorales. La primera, «cuando el 27% de los franceses no saben qué votar, puede haber sorpresas»; la segunda, «hay que luchar contra nuestros adversarios hasta el domingo»; y, finalmente, «la noche del domingo habrá que llamar sin vacilar a votar por el candidato que quede ante Marine Le Pen, sin importar quien sea». «No debemos dudar», insistió recordando que cuando en el 2002 Le Pen padre pasó a la segunda vuelta, el socialismo llamó sin ambigüedad alguna a votar por Chirac pese a que era de derechas.

Mélenchon, «hermano» de Evo

Macron no fue el único en ser contactado ayer por un mandatario. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dejó un mensaje en Twitter en apoyo al candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que en las próximas horas recibirá también el aliento del español Pablo Iglesias. El momento de hacer público su apoyo no fue el ideal para el líder de la Francia Insumisa. Ayer, durante una entrevista, acusó a los periodistas de hacer planear sobre él una «especie de duda» sobre si apoya al presidente venezolano Nicolás Maduro o al régimen de Bachar al Asad. «¿Me pueden explicar por qué usted y sus colegas [periodistas] de todos los países se pasan el día preguntando a gente como yo, de mi familia política, sobre Venezuela y Cuba?», insistió, añadiendo que no apoya «a ninguna dictadura, en ningún lugar del mundo».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ataque terrorista a las urnas en Francia