Maria Demertzis: «May no tiene mucho capital negociador, tendrá que ceder»

Con las elecciones, la británica quiere deshacerse de los halcones que quieren un «brexit» duro

.

Bruselas / corresponsal

Después de activar el artículo 50 de los Tratados, la primera ministra Theresa May se ha encontrado con un estrecho margen de maniobra para negociar el brexit en vista de las duras condiciones impuestas por la UE y las presiones internas de los halcones de su partido, quienes abogan por un divorcio despiadado. La convocatoria de elecciones anticipadas ha descolocado a algunos. La experta del think tank Bruegel, Maria Demertzis, explica las razones que están detrás de esta maniobra perfectamente calculada.

-¿Qué pretende May convocando elecciones anticipadas?

-Evitar que coincida el brexit con las elecciones en el Reino Unido, lo cual podría ser extremadamente perturbador, y afianzar su posición. Tiene al Parlamento y los partidos resquebrajados por la mitad en torno al brexit. Un país dividido de esta forma no se puede liderar ni puede negociar con la UE. Es aceptable pedir el aval de la gente. May va a tener que adoptar una postura pragmática con el curso de las negociaciones y ahora hay muchos en el Reino Unido que no quieren que lo haga, incluso en su partido. Pero ella sabe que no hacerlo sería destructivo para el país. 

-¿Tienen algo que ver las duras condiciones de negociación impuestas por la UE?

-El Reino Unido negocia desde una posición de debilidad. May va a tener que ser muy rápida. Y hay que tener en cuenta que se encontrará con muchos juegos políticos cuando regrese a casa. La única forma de tener éxito es pasar por las urnas. Los sondeos indican que los tories estarán en el próximo Gobierno. Ella no ha sido elegida, no tiene un mandato público. Esto no le da cartas fuertes para seguir su línea. Así que si consigue ganar estará en mejor posición. Es un cálculo apropiado. 

-¿Está abriendo el camino a un «brexit» duro o blando? 

-Creo que May quiere tener la libertad de operar a su manera. Obtendrá extras de la UE, pero también creo que el Reino Unido no tiene mucho capital negociador, así que llegado a cierto punto tendrá que empezar a hacer concesiones que no son aceptables para los defensores del brexit duro. Sería muy difícil sobrevivir a lo que es una salida de la UE dura. Bruselas mantendrá una actitud firme, pero al final querrá un buen acuerdo. Es estúpido no hacerlo. Al final veremos gran pragmatismo de las dos partes. Ahora no porque la opción del brexit duro es dominante. Es el momento de deshacerse de ese ala para poder seguir las negociaciones. 

-¿Afectarán las elecciones británicas al calendario negociador?

-Mes o mes y medio no es mucho tiempo, es manejable y dadas las circunstancias no es un problema. La UE está en pleno ambiente electoral. No piensa en las negociaciones. La Comisión sí, pero los países no. Alemania y Francia tienen sus propios comicios. De celebrar elecciones, este es el momento. 

-¿Cree que la UE acabará dando más tiempo a los británicos para negociar? 

-No creo que se vaya a dar más tiempo ni que se quiera anunciar tal cosa. Aunque sepan que es necesario, no admitirán por el momento que tendrán que alargar los plazos para mantener toda la presión sobre el Reino Unido. 

-Hemos visto una actitud errática de May, ¿cree que tiene clara su estrategia?

-May quiere un acuerdo, calmar el ambiente y buscar la forma de trabajar con la UE, que no aceptará el acceso a su mercado único si no hay libertad de circulación de trabajadores. Ella podría aceptar las normas del Tribunal de Justicia Europeo. En alguno de estos terrenos tendrá que hacer concesiones. No diría que está siendo errática como podría ser Donald Trump, sino hermética. May no está loca, es calculadora y oportunista. La decisión de convocar elecciones anticipadas es arriesgada, pero inteligente. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Maria Demertzis: «May no tiene mucho capital negociador, tendrá que ceder»