Australia imputa al cardenal Pell, jefe de finanzas del Vaticano, por presunta pederastia

Está acusado de abusos sexuales a menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat y cuando fue arzobispo de Melbourne

El responsable de finanzas del Vaticano, imputado por abusos sexuales a menores Ya fue denunciado en el 2002 por un delito similar

La Policía del estado australiano de Victoria imputó hoy al cardenal George Pell, encargado de las finanzas del Vaticano, por presuntos delitos de pederastia, y le citó a comparecer ante un tribunal el mes que viene.

Pell, máximo representante de la iglesia católica australiana, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), ambas en Victoria.

La Policía de este estado confirmó en mayo que investigaba al cardenal, quien entonces a través de un portavoz defendió su inocencia y atribuyó las acusaciones a una campaña de difamación. Hoy también ha insistido en su inocencia y ha dicho que está «deseando comparecer» ante la Justicia. Pell, «número tres» de la Santa Sede, compareció en la sala de prensa del Vaticano pocas horas después de conocerse su imputación. «Los procedimiento judiciales me ofrecen ahora una oportunidad para limpiar mi nombre y luego volver aquí, a Roma para trabajar», declaró el cardenal, de 76 años, en una comparecencia ante los medios en la que no se admitieron preguntas.

El papa Francisco le ha concedido un «período de excedencia para poderse defender». En un comunicado, el Vaticano reconoció haber recibido «con desagrado» la imputación del purpurado y expresa su respeto por la justicia australiana pero recuerda que Pell «ha condenado repetidamente durante años» los casos de abusos. El cardenal tiene que comparecer ante un tribunal australiano el 18 de julio. «El cardenal Pell se enfrenta a múltiples cargos en relación a delitos sexuales y hay múltiples denuncias relacionadas con esos cargos», dijo Patton en rueda de prensa.

Pell fue interrogado en octubre en Roma por policías australianos sobre las acusaciones por presuntos abusos sexuales cometidos entre 1976 y 2001.

Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al prelado exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.

No es la primera vez que el jerarca religioso es acusado de abusos sexuales, ya que en 2002, cuando era arzobispo de Sídney, un hombre aseguró haber sufrido abusos sexuales por él en 1961, cuando tenía doce años y Pell estaba formándose para ser sacerdote.

Las investigaciones exoneraron a George Pell, quien en febrero dio su testimonio por videoconferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Australia imputa al cardenal Pell, jefe de finanzas del Vaticano, por presunta pederastia