Los agentes tienen once semanas para encontrar a Madeleine McCann antes de que la financiación se agote

En marzo, el Ministerio británico de Interior anunció un fondo extra para extender la búsqueda otros seis meses

.

Los agentes que investigan la desaparición de la niña británica Madeleine McCann, ocurrida en el 2007 en Praia da Luz, en Portugal, tienen de plazo hasta septiembre para lograr algún avance en la conocida como operación Grange, una investigación iniciada hace más de seis años y en la que se invirtieron más de 15,7 millones de dólares. En marzo, el Ministerio británico de Interior anunció que la Policía Metropolitana de Londres contaba con un fondo extra de 85.000 libras (96.864 euros) para extender la búsqueda otros seis meses, un dinero y un plazo que terminan dentro de once semanas.

Más de diez años de su desaparición

Fue el 3 de mayo de este 2017 cuando se cumplieron diez años de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann en el sur de Portugal, dejando atrás un mediático caso que conmocionó al mundo entero, marcado por la incógnita y sobre el que todavía continúan abiertas dos líneas de investigación para intentar esclarecer el misterio.

La niña de tres años desapareció de la habitación del apartamento que su familia había alquilado en Praia da Luz, en el Algarve luso, donde dormía junto a sus hermanos -dos gemelos de dos años- mientras sus padres cenaban con un grupo de amigos en el mismo complejo turístico.

La desaparición todavía divide a la opinión pública y tiene entre interrogantes a la Policía Judicial (PJ) portuguesa y a Scotland Yard, que mantienen abiertas sus respectivas investigaciones, independientes la una de la otra y conducidas de forma simultánea. La portuguesa está a cargo de un equipo de inspectores de la Dirección del Norte, liderado por la coordinadora de investigación criminal, Helena Monteiro.

En Portugal el caso se cerró en julio del 2008, pero fue reabierto en octubre del 2013, después de que un equipo de investigadores de Oporto encontrase nuevos inicios al «volver a analizar» lo ocurrido.

En los últimos tres años y medio no ha trascendido ninguna información sobre esta investigación, aunque el décimo aniversario de la desaparición de Maddie, como la llamaban sus familiares y amigos, puso fin al silencio de las autoridades.

En una entrevista publicada por el semanario luso Expresso, el director-adjunto de la PJ, Pedro do Carmo, aseguró que la policía lusa continúa «convencida» de que hay elementos sobre los que se puede trabajar y que podrán «conducir a algunos resultados».

Aunque no quiso desvelar detalles sobre la investigación en curso, sí fue tajante al desechar una de las teorías que se llegaron a barajar: «Los padres de Maddie no son sospechosos. Punto».

De esta forma, el actual director-adjunto de la PJ rechazó la teoría que defendía el comisario portugués que lideró la investigación, Gonçalo Amaral, que generó un conflicto con los padres de la niña que acabó en los tribunales.

En el 2008, Amaral publicó el libro Maddie, la verdad de la mentira, en el que defendía la tesis de que el matrimonio McCann ocultó el cadáver de su hija después de que muriese por accidente. Los McCann denunciaron a Amaral por difamación y un tribunal de Lisboa llegó a condenar al comisario a pagar 500.000 euros al matrimonio, pero la sentencia fue revocada.

Después de que el Tribunal Supremo portugués confirmase que el derecho a la libertad de expresión de Amaral pesaba más que el derecho al honor de los padres de Maddie, los McCann van a recurrir la decisión ante la Justicia europea.

.Los padres de la pequeña, el pasado mayo
Los padres de la pequeña, el pasado mayo

Kate y Gerry McCann fueron dos de los casi 20 sospechosos que acumula este caso, después de que fuesen hallados rastros biológicos de la pequeña en un automóvil alquilado tras la desaparición, pero la Justicia lusa acabó por exculparlos.

Ellos siempre han defendido su inocencia y en una reciente entrevista a la BBC británica volvieron a sostener la teoría de que su hija fue raptada.

Por el momento, las más de 2.000 diligencias policiales, 500 búsquedas en la zona y 12.000 páginas que deja el proceso no han conseguido arrojar luz sobre lo que ocurrió la noche que Maddie se esfumó sin dejar rastro, pero la policía portuguesa no es la única que sigue indagando.

Scotland Yard publicó en el 2012 un retrato robot de cómo sería la menor en aquel momento, lo que alimentó las esperanzas de encontrarla viva, y un año después reabrió de forma oficial el expediente del caso, que continua abierto.

El comandante de Scotland Yard Mark Rowley confirmó este año que «existe una línea de investigación con la que merece la pena seguir buscando».

En el resto del mundo, el caso recibió tanta atención mediática que a lo largo de esta década se multiplicaron las falsas alarmas de que la niña había sido vista en lugares tan diversos como España, Bélgica, el litoral de Marruecos, Singapur o Indonesia. 

Valora este artículo

0 votos
Tags

Los agentes tienen once semanas para encontrar a Madeleine McCann antes de que la financiación se agote