Imagen:

China dejará sola a Corea del Norte si decide iniciar un conflicto militar

Trump insiste en la retórica bélica y advierte que EE.UU. está listo para el combate


Pekín / E. La Voz

China no defenderá a Corea del Norte si lanza misiles contra territorio estadounidense y desencadena un conflicto militar. En plena guerra dialéctica entre Washington y Piongyang, Pekín afirma que va a mantenerse neutral. Un decisión significativa, ya que, según el Tratado de la Amistad que ambos países firmaron en 1961, China deberá defender a su vecino en caso de que le ataquen, pero no especifica que tenga que mantener ese apoyo si es el régimen de Kim Jong-un la que inicia la ofensiva.

En un escueto comunicado, el Ministerio de Exteriores chino pidió ayer a las partes «que abandonen el viejo método de alardear de su poder», una táctica que según Pekín está aumentando las tensiones en la región. China defiende la vuelta a las negociaciones a seis bandas con las dos Coreas, Rusia, Estados Unidos y Japón que fueron interrumpidas en el 2009 y en las que la segunda economía mundial ya ha manifestado más de una vez que ejercería el papel de mediador.

«China no tiene ninguna baza efectiva para iniciar una desescalada de la situación si Trump y el régimen de Kim siguen actuando de forma impulsiva», explicó Xu Guoqi, experto en relaciones internacionales de la Universidad de Hong Kong a la agencia France Press. A pesar de la insistencia de Trump para que China presione más a Piongyang, que incluso le ha amenazado con tensar sus relaciones comerciales, según dijo a La Voz, Tong Zhao, experto del centro Canergie-Xinhua de Pekín, «China no puede retirar la ayuda humanitaria y todos los negocios con Corea del Norte (el 90 % de sus exportaciones las compra Pekín). Un colapso de la economía de ese país supondría una lluvia de refugiados en su frontera».

Nueva amenaza

La sorprendente decisión de Pekín llegó justo después de que Donald Trump no diera muestras de rebajar la retórica prebélica, pese a los llamamientos a la calma dentro de su propio Gabinete. «La solución militar está completamente preparada, ‘asegurada y cargada’, en el caso de que Corea del Norte actúe de manera insensata. ¡Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino!», escribió a primera hora el presidente en Twitter. Corea del Norte no contuvo tampoco su incontinencia verbal. Un periódico estatal señalaba que «los militares guerreros estadounidenses se están volviendo locos» y advirtió que «Estados Unidos y sus fuerzas vasallas pagarán muy caro por las duras sanciones y las imprudentes provocaciones militares».

Pero el tuit de Trump, solo es un paso más en la escalada retórica, ya que la Casa Blanca y el Pentágono descartaron que haya habido cambio alguno en la postura militar. Según The New York Times, no hay ningún de signo de movilización de tropas que sugieran preparativos para un ataque.

La comunidad internacional llama a rebajar las tensiones

Pekín no ha sido el único en llamar a la moderación y pedir a Estados Unidos y Corea del Norte que «abandonen el viejo método de alardear de su poder». La ONU, Rusia y Alemania también pidieron rebajar de las tensiones Angela Merkel criticó la «escalada» verbal entre las partes, a la vez que se opuso a cualquier «solución militar». En el mismo sentido, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, alertó que, «teniendo en cuenta la retórica empleada», el riesgo de que estalle una guerra es «muy alto». «Está claro que es hora de que todas las partes se concentren en formas de reducir las tensiones», dijo por su parte Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

¿Es posible el diálogo a esta altura? Bill Richardson, exembajador estadounidense en la ONU y quien pasó años sofocando crisis con Corea del Norte, cree que se está «cerca» de llegar a un punto de no poder intentarlo siquiera.

«Los dos líderes parece que quieren ‘dárselas de macho’ (...) y eso no ayuda en nada porque impide a los diplomáticos intentar buscar una salida diplomática», dijo en entrevista con la AFP, en la que advirtió sobre el creciente riesgo de que un incidente menor desencadene la guerra. «Mi única esperanza es que los chinos estén discretamente trabajando este asunto con los norcoreanos», afirmó.

Por si acaso, las autoridades de Guam han divulgado un documento de dos páginas con recomendaciones a la población sobre qué hacer ante un ataque: preparar un kit de emergencia, elaborar un plan y realizar una lista con refugios cercano a de los lugares donde trabajan y viven.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Donald Trump Corea del Norte China Kim Jong-Un ONU Rusia Japón Angela Merkel Casa Blanca Naciones Unidas Alemania EE.UU.
Comentarios