Las estatuas de Cristóbal Colón, en el punto de mira de los estadounidenses

Piden la retirada de los monumentos en honor al navegante, al que muchos consideran un símbolo de odio

.

Redacción

La polémica sobre los símbolos confederados y racistas en EE.UU. ha alcanzado a la figura de Cristóbal Colón en Nueva York, donde ha surgido un debate sobre si su estatua debe o no ser retirada de una conocida plaza.

«Colón debe quedarse», defendió la aspirante republicana a la Alcaldía Nicole Malliotakis, la última en sumarse a este debate.

La polémica llega después de que las autoridades locales anunciasen que van a poner en marcha una revisión de los posibles «símbolos de odio» ubicados en espacios públicos de la ciudad, tras los incidentes registrados en Charlottesville (Virginia) y el debate generado en todo el país.

Dentro de ese análisis, algunas voces -incluida la presidenta del Concejo municipal, Melissa Mark Viverito,- han comenzado a pedir que se estudie la posibilidad de retirar la estatua de Colón.

«Cristóbal Colón es una figura polémica para muchos de nosotros, particularmente para aquellos que vienen del Caribe. Debemos mirar la historia, mirarla cuidadosa y claramente», indicó el lunes la concejal de origen puertorriqueño, provocando de inmediato una cadena de reacciones.

El concejal Jumaane Williams, que representa a un distrito de Brooklyn, fue más allá que Mark Viverito y dijo que apoya la retirada de la estatua.

El gigantesco monumento a Colón da nombre al popular sector Columbus Circle, donde se ubica uno de los famosos hoteles del ahora presidente, Donald Trump, y una de las estaciones del metro más conocidas de la ciudad.

La estatua fue un regalo en 1892 de inmigrantes italoamericanos, y muchas figuras de esa comunidad han salido rápidamente en su defensa.

El presidente de la Comisión para la Justicia Social del estado de Nueva York, John Fratta, aseguró que la comunidad italoamericana se movilizará y hará «todo lo posible» para evitar la retirada del monumento, algo con lo que también coincidió el asambleísta estatal Ron Castorina.

El alcalde Bill de Blasio, de raíces italianas y que marcha cada año en el desfile de Columbus Day, también ha reconocido en el pasado que Colón es «una figura complicada», pero por ahora ha preferido no opinar, señalando que quiere que la revisión que ha propuesto sea un «proceso objetivo».

De Blasio indicó a principios de esta semana que pronto anunciará los integrantes de la comisión que revisará las estatuas de la ciudad y que deberá presentar un informe en un periodo de 90 días.

La intención del Ayuntamiento es identificar y eliminar monumentos que se considere que sugieren odio, división, racismo, antisemitismo o que son contrarios a los valores de esta ciudad.

El alcalde tomó esta decisión tras los incidentes raciales en Virginia cuando en varios puntos del país comenzaran a eliminarse estatuas de líderes confederados, que apoyaban la permanencia de la esclavitud.

Varios incidentes contra símbolos de Colón

La polémica con la figura del navegante no ha estado exenta de polémicas en los últimos días. En Baltimore, apareció destrozada a martillazos la base (donde se encontraba una inscripción en honor a Colón) del monumento más antiguo dedicado a él en Estados Unidos. En su lugar, apareció una pintada en inglés que ponía «Racismo: echémoslo abajo» y, en el suelo, esta otra frase: «El futuro es justicia racial y económica».

También en Texas la estatua de Cristóbal Colón fue objeto de ataques. La cabeza y el cuerpo de la estatua aparecieron en la ciudad de Houston cubiertos de pintura roja.

Se suma a ambos incidentes lo ocurrido en el ayuntamiento de Columbus, la capital de Ohio, donde un grupo de manifestantes se concentraron frente al ayuntamiento para exigir la retirada de las estatuas en honor del navegante, algo que no comparte el alcalde de la ciudad. «Apoyo la retirada de monumentos en honor de la Confederación, pero llamo a la gente a recordar que los disturbios y trágicos eventos en Charlottesville no fueron por las estatuas, sino por el racismo persistente en nuestro país», explicó Andrew Ginther en un comunicado, en el que también incidía en que «hay muchos puntos de vista sobre la estatua de Cristóbal Colón, pero no nos dejemos distraer de la necesidad de afrontar el problema real: la división racial en nuestra comunidad y en todo el país».

Valora este artículo

1 votos

Las estatuas de Cristóbal Colón, en el punto de mira de los estadounidenses