«Irma» arrasa el Caribe a 360 por hora

Científicos y meteorólogos están impresionados por la potencia devastadora del ciclón

Marea ciclónica, la gran amenaza de «Irma» La intensidad de los vientos sostenidos puede elevar el nivel del mar varios metros y provocar grandes inundaciones

NUEVA YORK / CORRESPONSAL

El huracán más potente jamás registrado sobre el Océano Atlántico. Así es como se presenta Irma, el nuevo ciclón que avanza por el Caribe con la intención de arrasar todo lo que se interponga en su camino. Su categoría 5 ya es toda una declaración de intenciones y su fuerza es tal, que hasta las mediciones bajo la escala de Saffir-Simpson podrían quedarse cortas. Y es que los vientos que arrastra de 295 km/h con unas ráfagas de hasta 360 km/h son suficientes para hablar del Irma como un huracán devastador que ya está dejando daños catastróficos. Además, el agua caliente de la zona sirve de combustible para los huracanes e Irma se encuentra sobre una zona un grado más cálida de lo habitual.

Ya son ocho los fallecidos en la isla de San Martin, en las antillas menores, tras el paso la pasada madrugada del huracán Irma, según informó hoy en conferencia de prensa, el prefecto de la vecina isla de Guadalupe, Eric Maire. 

El funcionario indicó que se trata de un balance provisional dadas las dificultades para comunicarse con los territorios de San Martín y San Bartolomé, las islas que con más virulencia, junto a Barbuda, han recibido el paso del ciclón.

En San Martin, donde el aeropuerto quedó prácticamente destruido, sus cuatro edificios más robustos están dañados. Y en San Bartolomé otra persona murió y la estación de bomberos quedó inundada.

Según medios locales, el ya considerado huracán más potente que ha pasado por el Océano Atlántico, dejó la isla de Barbuda «casi inhabitable» e «inundada». Según el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, una persona falleció en Barbuda y el 95 % de las estructuras están afectadas.

A su paso por Puerto Rico, Irma causó un muerto, cuantiosos daños, dejó un millón de personas sin luz y otras 4.000 en refugios.

En el Caribe, las isla Vírgenes Santo Tomás y Saint John sufrieron también cuantiosos daños.

Enorme preocupación

Lo más inquietante ya no es solo la potencia del viento, sino la inquietud generada en el ánimo de científicos y meteorólogos con decenas de años de experiencia. «Me he quedado completamente sin palabras después de ver al Irma en las imágenes por satélite», dijo Taylor Trogdon, científico del Centro Nacional de Huracanes. «Nunca había visto algo como esto en 25 años de trabajo», añadió el legendario periodista científico Seth Borenstein.

La alarma del Centro Nacional de Huracanes fue inmediatamente trasladada a los Gobiernos de los territorios que se encuentran en el camino del Irma. «Parece que va a romper todos los récords. No va a ser bueno, créanme. Nada bueno», dijo Trump desde el Despacho Oval mientras el huracán cargaba contra las primeras islas del este de Caribe. La última en sentir su impacto fue Puerto Rico, donde antes de su llegada 250.000 personas ya se quedaban sin luz en San Juan y en el noreste de la isla. «Los árboles se están cayendo solamente con las ráfagas iniciales. Esto es muy peligroso», alertó el gobernador de la isla, Ricardo Roselló.

Alerta roja en Haití y Dominicana

La furia del Irma continuará hoy por República Dominicana donde varias aerolíneas se han visto obligadas a reprogramar sus vuelos para tratar de sacar a los turistas de una zona que previsiblemente será devastada.

La alerta roja también se ha declarado en Haití, que todavía no ha curado de las heridas provocadas por el huracán Matthew del 2016 y donde más de 40.000 personas siguen desplazadas a causa del terremoto que dejó casi 300.000 muertos en el 2010.

Una vez superada esta isla, Irma descargará su cólera sobre el norte de Cuba y Bahamas, donde ayer las autoridades ya ordenaron la evacuación de seis islas meridionales. Los desplazamientos también comenzaron en los cayos de Florida. Miles de turistas y residentes abandonaron este enclave paradisíaco en dirección norte. La escapada, eso sí, sigue sin ser segura porque el Irma golpeará Florida este fin de semana. «Tiene potencial para devastar Florida», advirtió su gobernador, Rick Scott. Tras la emergencia declarada, los ciudadanos ya comenzaron a tomar precauciones. En Miami, el ayuntamiento reparte gratis bolsas de arena y sus residentes han vaciado los supermercados en busca de provisiones.

La alerta también afecta a la Cruz Roja, que prepara una importante respuesta humanitaria que pueda compaginarse con la que ya prestan en Texas y Luisiana tras los destrozos del Harvey. Fue hace dos semanas cuando este gigante del tamaño de España impactó contra la costa texana acabando con la vida de al menos 60 personas y sumergiendo bajo el agua Houston, la cuarta urbe más grande de EE.UU.

Gallegos en el ojo del huracán

MILA MÉNDEZ
Gallegos en el ojo del huracán «Irma» El ciclón tropical los mantiene atrapados en el Caribe menos idílico

«Sabíamos que es una época de tormentas, pero no imaginamos esto», dicen dos turistas coruñeses en Puerto Rico

El calor y el paisaje paradisíaco no presagiaban el final tormentoso de sus vacaciones caribeñas. En cuestión de cuatro días Irma ha pasado de tormenta tropical a huracán de categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson, trastocando sus planes. De la zona de Fajardo en la que se encontraban Koke Rodríguez y su novia, en el noroeste de Puerto Rico, se han desplazado hasta Rincón, un punto en el extremo oeste de la isla, a priori más seguro. «Nuestro hotel cerró y tuvimos que venir a otro. En realidad, este también está cerca del mar, a unos 25 metros, y es normal estar nerviosos», reconoce Koke. Una sensación que experimentan los propios empleados del hotel en el que se encuentran ahora y al que han derivado a más turistas. «Ellos mismos son los que te dicen que no es una experiencia agradable. Todavía se acuerdan del huracán Georges, en el 98. Nunca se sabe la fuerza ni las consecuencias que pueden tener», comenta Koke.

Seguir leyendo

Un campeón de surf juvenil, primera víctima mortal

Devastador y apocalíptico. Así es como han descrito a Irma aquellos que ya han sufrido sus efectos en la zona norte de las Pequeñas Antillas. «Que Dios nos proteja», repitieron sus vecinos. Fue esta la primera parada del monstruoso huracán que con vientos de casi 300 km/h ha arrasado islas como San Martin. «Las paredes de los edificios llegaron a temblar», dijo su presidente, Daniel Gibbs.

La violencia del huracán fue «extrema». a primer víctima mortal fue Zander Venezia, una de las mayores promesas del surf a nivel mundial. El joven de 16 años murió en medio de la tormenta, en la costa este de Barbados. De madrugada se informó de al menos seis muertos más en la parte francesa de la isla de San Martín. Hubo destrozos en decenas de infraestructuras y el aeropuerto internacional Princesa Juliana resultó destruido.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Irma» arrasa el Caribe a 360 por hora