La Voz

La temporada ciclónica está haciendo trizas al Caribe y en particular a las Antillas menores. Dos semanas después del azote de Irma, Puerto Rico aguarda hoy con angustia la llegada del huracán María, después de que durante la noche del lunes devastara Dominica y dejara daños en Guadalupe y Martinica. El ciclón descrito como «sumamente peligroso» por los meteorólogos y como la peor tormenta del siglo por el gobernador de la isla. María se debilitó a categoría 4 tras su pasó por Dominica, pero luego recuperó el nivel 5 -el máximo- con vientos de 260 kilómetros por hora y se dirigía hacia las islas Vírgenes estadounidenses y Puerto Rico antes de virar hacia el Atlántico norte.

Dominica, antigua colonia británica con 72.000 habitantes, había escapado al Irma hace dos semanas, pero no se ha librado de María, dejando una «amplia devastación» según contó el primer ministro Roosevelt Skerrit. Explicó que el fuerte viento provocó «una avalancha de tejados arrancados». «El tejado de mi propia residencia oficial fue uno de los primeros en volar,», escribió Skerrit en Facebook tras informar que ya había sido evacuado. «Ahora mi prioridad es rescatar a los atrapados y garantizar la asistencia médica a los heridos. Necesitamos ayuda, amigo, necesitaremos ayuda de todo tipo», añadió en la red social.

A su paso por Martinica, María habría dejado al menos 50.000 hogares sin electricidad y 10.000 sin agua. Las noticias que llegan de Guadalupe, también territorio francés, apuntan a que las fuertes lluvias y los vientos causaron graves inundaciones, la caída de árboles es generalizada y hay daños en infraestructuras.

El gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló Nevares, hizo un dramático llamamiento a la población para que abandone las zonas vulnerables de la isla, ante la negra previsión de vientos «destructivos», marejadas ciclónicas y lluvias torrenciales.

El fenómeno atmosférico «se proyecta como el peor del [último] siglo en Puerto Rico», dijo Rosselló, añadiendo que «es el momento para actuar» para proteger vidas. Instó a olvidarse de «las categorías, de los números 4 o 5 (en la escala Saffir-Simpson), porque este es un evento violentísimo (...) La prioridad debe ser proteger la vida», recoge la agencia AFP. Se ha abierto 500 refugios con capacidad para 66.826 personas, número que se podrá incrementar en hasta 133.352 en caso de urgencia extrema.

El director en esta isla caribeña del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Estados Unidos, Roberto García, reafirmó que el ciclón María es «sumamente peligroso». «No hemos tenido amenaza tan grande probablemente desde 1928». Ese año, el huracán Okeechobee, también llamado San Felipe Segundo, azotó como categoría 5 y mató a 300 personas, según la administración atmosférica NOAA.

«Tengo miedo»

Los puertorriqueños se pertrechaban de productos de primera necesidad y protegían sus casas, mientras los automovilistas sorteaban largas colas para abastecerse de gasolina. «No niego que tengo miedo, me siento preocupada porque es la primera vez que veré a un huracán de tal magnitud», dijo a la AFP Noemí Avilés Rivera, una maestra de 47 años.

Miles de residentes extranjeros en Puerto Rico, entre ellos centenares de españoles, se refugiaron ayer en hoteles de la isla y casas de amigos.

A su vez, Dieter Heizer, un jubilado alemán residente en Puerto Rico, desde hace cuatro años, indicó a Efe que ha dejado su vivienda, en zona inundable, en Dorado -cerca de San Juan- para trasladarse a un hotel en Bayamon. «En mis 70 años de vida nunca había vivido dos huracanes y además tan seguidos. Es terrorífico. Confío en que todo se quede en fuertes vientos. La casa me da igual, eso es recuperable. Mi vida no», indicó a Efe.

Además, el presidente Donald Trump firmó una declaración anticipada de estado de emergencia para Puerto Rico, que facilitaría el envío de recursos federales a la isla si hay fuertes destrozos por el paso de la tormenta.

Miles de residentes extranjeros en Puerto Rico, entre ellos centenares de españoles, se refugiaron hoy en hoteles de la isla y casas de amigos ante la llegada inminente del huracán María.

Cuba aplaza las municipales por los daños causados por «Irma»

Cuba pospuso un mes las elecciones municipales que debían celebrarse en octubre debido a los daños ocasionados por el huracán Irma y a la necesidad de que «las instituciones estatales, organizaciones de masas y sociales, y la población concentren su esfuerzo en la recuperación».

El cronograma electoral previsto para el 22 de octubre ahora pasa al 26 de noviembre, mientras que la segunda vuelta fijada para el 29 de octubre se realizará el 3 de diciembre, en aquellas circunscripciones en las que ninguno de los aspirantes obtenga más del 50 por ciento de los votos.

Irma dejó 10 muertos en Cuba y causó daños a viviendas, el sector energético y la agricultura. Solo en La Habana, el huracán destruyó total o parcialmente al menos 4.288 casas. En la sede de la ONU¡, varios de los países afectados por Irma pidieron el ayuda humanitaria y financiera a la comunidad internacional.

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

El huracán «María» recupera la categoría 5