Kim envía a su hermana a Corea del Sur como símbolo de la distensión

Será la primera de la dinastía de dictadores que visita la otra mitad de la península


Seúl / E. La Voz

En un golpe de efecto que ha vuelto a sorprender Kim Jong-un enviará a su hermana, su familiar de mayor confianza, a la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno de Pyeongchang, en Corea del Sur. Kim Yo-jong, que se calcula que tiene 28 años, formará parte del grupo de 22 altos cargos del régimen norcoreano que acuden a esa cita olímpica, lo que supone un hecho histórico porque será la primera de la dinastía de dictadores que visita la otra mitad de la península.

Kim Yo-jong es la hermana menor del joven dictador con la que comparte ambos progenitores (Kim Jong-il y su tercera cónyuge, la exbailarina Ko Yong-hui) y, como es habitual en el régimen, todo lo relacionado con su vida se trata con gran secretismo. En octubre del 2017 fue ascendida a miembro del politburó, máximo órgano de poder del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte que dirige el país. Desde el 2014 es la vicedirectora del Departamento de Propaganda, encargado de cuidar la imagen pública de su hermano.

Esta visita confirma la importancia de Kim Yo-jong en la cúpula dirigente y además supondrá su debut en la escena internacional. De puertas para adentro, la joven es una pieza clave en el régimen y en la prensa norcoreana es habitual verla detrás de su hermano, llevándole los discursos o rodeada de altos cargos que le rinden pleitesía.

Estará acompañada del presidente honorífico del país, Kim Yong-nam, que encabeza la delegación norcoreana y es el funcionario del régimen de más alto rango en visitar jamás el país vecino. La visita tendrá lugar del 9 al 11 de febrero y se enmarca en el controvertido giro hacia la distensión que el líder norcoreano hizo público en su discurso de Año Nuevo. Se desconoce de momento qué papel jugará su hermana durante la visita aunque el presidente surcoreano ha hecho pública su intención de proponer un encuentro bilateral con el jefe de Estado honorífico norcoreano.

Tras el anuncio, la oficina presidencial surcoreana dio la bienvenida a esta visita que dicen «muestra la voluntad del Norte de rebajar la tensión en la península». Este viaje es fruto de las negociaciones que representantes de ambos países mantuvieron en enero en la aldea fronteriza de Panmunjon y en las que Corea del Norte acordó enviar a su delegación más numerosa a los Juegos de Invierno de Pyeongchang.

La amenaza de Pence

Este desplazamiento supone un desafío para Seúl ya que Kim Yo-jong coincidirá en la ceremonia de apertura con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Precisamente el número dos de la Casa Blanca anunciaba ayer en Tokio nuevas sanciones contra Piongyang y, precisamente, Kim Yo-jong está en la lista negra de personas bajo sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Kim envía a su hermana a Corea del Sur como símbolo de la distensión