Michael Wolff: «Trump no tiene creencias ni escrúpulos»

El autor de «Fuego y furia» traza un perfil demoledor de un presidente infantiloide y desequilibrado

.

Michael Wolff (Paterson, 1953) se muestra «profundamente agradecido» a Donald Trump por haber tratado de impedir la publicación de Fuego y furia, porque lo ha convertido en un bestseller con más de dos millones de ejemplares vendidos que ahora Península publica en España. Wolff tuvo acceso al círculo más cercano a Trump y afirma que estuvo «tres horas cara a cara con él en la campaña, la transición y la Casa Blanca». De su libro emerge la imagen de un presidente infantiloide, narcisista y con graves desequilibrios.

-¿Cuál es el perfil político e ideológico de Trump?

-Ninguno en absoluto, porque no tiene creencias, ni base intelectual ni escrúpulos. Solo le importa Donald Trump. Durante la campaña le pregunté cuáles eran sus objetivos y me dijo que convertirse en el hombre más famoso del mundo. No le interesa la política, solo él mismo.

-Según se dice en su libro, nunca se le pasó por la cabeza que pudiera ser presidente.

-Nunca, ni en un millón de años. No había nadie más sorprendido y asustado que él cuando ganó las elecciones. Pero pasado ese primer momento se autoconvenció de que se lo merecía con creces.

-¿Cómo es personalmente?

-La primera impresión que causa, como gran vendedor, es que se centra en ti, te presta atención, aunque esa amabilidad es exagerada. Cuando lo vuelves a ver empieza a parecerte un loco. Pierde la atención, empieza a divagar y es como si no existieras, como si escucharas la mente de Trump sin filtros. Es muy alarmante porque es casi incoherente, una frase no tiene nada que ver con la siguiente, todo gira alrededor suyo, de lo que siente. Y te dices, Dios mío, algo va mal aquí.

-Sus colaboradores dicen que es como un niño egocéntrico.

-Casi todos me dijeron que es como un niño, unos de 16 años, otros de 11 o de 2, que solo busca satisfacer sus necesidades y gratificación de forma inmediata.

-¿Está capacitado para el cargo?

-El 100 % de las personas a las que entrevisté creen que no está capacitado y que no tiene las habilidades necesarias para ello.

-¿Se le podría incapacitar?

-Me quedo con la estimación de Steve Bannon, que me parece razonable, que dice que hay un 33 % de posibilidades de impeachment, un 33 % de que lo incapaciten y otro 33 % de que llegue al final de su mandato. Y un 0 % de que logre ser reelegido o lo intente.

-¿Por qué Trump se desembarazó de Bannon, que fue su ideólogo y hombre clave en su elección?

-Porque Steve se llevó la gloria de la victoria de Trump y este no puede soportarlo, pues toda la gloria le debe corresponder a él. Trump es presidente por un solo motivo, que es Steve Bannon, con lo cual tenía que deshacerse de él.

-¿El primer año de Trump en la presidencia ha sido peor, mejor o lo que se esperaba?

-Creo que aún peor, más caótico. Dicho esto, no ha sucedido nada tan terrible porque no sabe cómo hacer que ocurra algo, solo le interesa ser el centro de atención.

-Pero la economía va muy bien.

-Esto puede demostrar que muchas cosas funcionan mejor sin la interferencia de la Casa Blanca, que es menos poderosa de lo que creemos. La Casa Blanca con Trump al frente no ha hecho nada, no ha intervenido en nada, no ha tenido ningún efecto en nada, es un reality show diario. Genera conflictos para convertirse en la estrella del espectáculo.

-Da la impresión, leyendo su libro, de que sus colaboradores son unos incompetentes.

-Yo sería un poco más generoso. Las personas que entraron a la Casa Blanca con Trump se vieron obligados a hacer de canguros de un chiflado narcisista. La mayoría se han ido, han dimitido o han sido cesados. Ahora sus asesores más importantes son Hope Hicks, una mujer de 29 años, que fue modelo y relaciones públicas, y Stephen Miller, de 32, que era su mecanógrafo. No tienen experiencia, madurez ni conocimientos.

-¿Cuál es la verdadera relación de Trump con Putin y Rusia?

-Trump tiene una extraña admiración hacia Putin y gente próxima a él ha estado en contacto con los rusos. El problema es que hay que demostrar que hubo una trama, un plan, un acuerdo, y eso es muy difícil. No sé qué pasará con la investigación del fiscal especial Robert Mueller, pero creo que no es inverosímil que concluya que los rusos los utilizaron y que son tan estúpidos que ni siquiera se enteraron.

«Su mayor interés en la vida es conseguir mujeres»

«Nos conocimos hace unos 20 años, cuando yo escribía en el New York Magazine y me llamaba para quejarse de lo que se publicaba sobre él o más a menudo cuando no se le mencionaba. En junio del 2016 lo entrevisté y parecía que le gustó lo que escribí, aunque no estoy seguro de que lo leyera, pero sí dijo que la portada molaba un montón, por su foto, desde luego», relata Wolff. «Trump no es capaz de leer nada», asegura.

-¿Cómo logró que le dieran libre acceso a la Casa Blanca siendo un periodista con fama de incisivo que había escrito una biografía crítica de Rupert Murdoch?

-Me percibían de forma diferente a los periodistas de Washington. Yo estaba escribiendo un libro y los libros no amenazan a la gente, al contrario que un artículo en el periódico del día siguiente. Soy escritor, no exijo explicaciones a nadie, solo escucho, y trato de pasar desapercibido, de ser como una mosca en la pared. Eso significa que la gente se puede olvidar de quién eres y con el paso del tiempo sentirse cómodos contigo.

-¿Qué relación ha mantenido Trump con las mujeres?

-Su mayor interés en la vida, por encima de todo, es conseguir mujeres. Está obsesionado con las mujeres, quiere dominarlas y va siempre detrás de ellas, aunque sea acosándolas. Según un amigo suyo, para él lo que hace que la vida valga la pena es acostarte con las mujeres de tus amigos. Trump siempre ha tenido negocios relacionados con las mujeres, concursos de belleza, agencias de modelos, una aerolínea, según dicen por las azafatas.

-¿Cómo es su matrimonio?

-Está basado en un acuerdo, se evitan, su relación se ha hecho más difícil y ha aumentando la tensión con Melania en la Casa Blanca, porque el espacio donde viven es bastante pequeño.

-De hecho, la considera una mujer trofeo.

-Sí. En el lenguaje y la mente de Trump eso es un cumplido.

-Trump se fotografió sonriente con los heridos que sobrevivieron a la matanza de la escuela de Florida, lo que se ha repetido tras otros sucesos muy graves. ¿Cómo se explica?

-Es un hombre que solo piensa en sí mismo y ni siquiera finge ser de otra manera. En el pasado tuvimos políticos narcisistas o sociópatas, pero fingían tener empatía. Trump no disimula, es transparente, espontáneo incluso cuando miente. Es exactamente lo que parece, lo que se ve. Es Donald Trump. Se podría decir que es honesto respecto a su falta de honestidad. Da mucho miedo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Michael Wolff: «Trump no tiene creencias ni escrúpulos»