El movimiento estudiantil contra las armas crece en EE.UU.

Los supervivientes de Parkland reclaman cambios en las leyes

.

Nueva York / corresponsal

Una semana después de que Nikolas Cruz asesinara con su rifle AR-15 a catorce alumnos y tres profesores del instituto Marjorie Stoneman Douglas de Parkland (Florida), Donald Trump se enfrenta a una de las mayores encrucijadas de su presidencia ante la fuerza que está tomando el movimiento estudiantil NeverAgain (Nunca Más), reviviendo el debate sobre el control de armas después de años estacando.

Los supervivientes de Parkland llevaron este miércoles su exigencia de un cambio en las leyes del control de armas al Capitolio de Florida, en Tallahassee. Estudiantes de institutos de otros condados y activistas se unieron a ellos en su protesta ante el Legislativo del estado del sol. Los 3.000 congregados exhibieron carteles con lemas como «No en vano los 17» o «Ya basta». «Los niños de Sandy Hook no tenían edad para hablar. Nosotros sí», proclamó una joven en referencia a los 20 niños asesinados en el 2012 en el colegio de primaria de Newtown.

«Así luce el futuro», expresó el senador demócrata Kionne McGhees, confiado en un cambio de ciclo pese a que la Cámara baja había rechazado horas antes su moción para restringir la venta de armas semiautomáticas. En sus discursos, los estudiantes responsabilizaron de la muerte de sus compañeros a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y a los políticos que reciben sus donaciones, entre ellos Trump.

Movimiento

Horas antes de su encuentro en la Casa Blanca con estudiantes y profesores de varias escuelas del país, Trump trataba de calmar los ánimos anunciando que había ordenando al fiscal general, Jeff Sessions, que propusiese normas para prohibir los dispositivos conocidos como bump stocks, que permite a las armas semiautomáticas disparar como ametralladoras y que fue empleado por el autor de la masacre de Las Vegas del año pasado.

La medida marca un giro en el discurso de Trump, pero solo a medias. Nunca se habían opuesto a la Asociación Nacional del Rifle, entre otras cosas porque en campaña recibió de ese poderoso lobby más de 30 millones de dólares. Pero a la vez lanza un guiño a la NRA al no abordar el verdadero problema: el fácil acceso a los rifles semiautomáticos y la falta de controles a personas con problemas mentales (como el caso de Cruz, a sus 19 años).

Los estudiantes de NeverAgain se han convertido en blanco de ataques de grupos conservadores. David Hogg, de 17 años y una de las voces más visibles del movimiento, aseguró que los están intentando desacreditar «porque realmente están haciendo algo». Un ejemplo de eso, puede ser el logro del alcalde de Fort Lauderdale de cancelar una feria anual de armas. Las movilizaciones se están extendiendo por el país, en espera de la más grande, convocada para el 24 de marzo frente a la Casa Blanca. Varias estrellas de Hollywood decidieron apoyar la iniciativa, entre ellos George Clooney su esposa Amal, Steven Spielberg y su mujer, y Oprah Winfrey, donando cada uno medio millón de dólares.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El movimiento estudiantil contra las armas crece en EE.UU.