Facebook sigue su desplome y ya ha perdido 100.000 millones

Uno de los principales asesores de May, salpicado por el escándalo de la filtración de datos y su uso a favor del «brexit»


REDACCIÓN / LA VOZ

De poco ha servido la gira mediática del principal accionista de Facebook, Mark Zuckerberg, para disculparse por la filtración de datos de usuarios de la red social para usos ilegítimos por empresas especializadas en marketing político. Ayer, a la pérdida de credibilidad de la compañía se sumaba la caída del valor de la misma en el índice Nasdaq: casi otro 3 % a media jornada y lúgubres perspectivas en los corros a corto y medio plazo. La traducción es que el valor en bolsa de Facebook ha sufrido un deterioro de más de 100.000 millones de dólares en apenas una semana desde que estalló el escándalo. Ayer, su valor era de algo más de 450.000 millones, muy lejos de las cifras en las que se movía antes de conocerse su vinculación con Cambridge Analytica

A ese desplome contribuyó la confirmación de que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) investigará a Facebook por sus prácticas de privacidad, tras el escándalo por el uso de datos de millones de usuarios sin su consentimiento. «La FTC está completamente comprometida con usar todas sus herramientas para proteger la privacidad de sus consumidores», dijo Tom Pahl, director interino del organismo, en un comunicado. La comisión investigará los informes que indican que Facebook no cumplió con la promesa de atenerse a las regulaciones existentes para proteger la privacidad, así como con un acuerdo de privacidad de datos alcanzado en 2016 entre la UE y EE.UU.

Una furgoneta llevó ayer al Ministerio de Justicia alemán toda la documentación relativa al escándalo de Facebook en el país
Una furgoneta llevó ayer al Ministerio de Justicia alemán toda la documentación relativa al escándalo de Facebook en el país

Mientras, en Londres, epicentro de la crisis, las miradas se vuelven hacia el Partido Conservador y el papel de algunas de sus principales figuras en la campaña en favor del brexit. «Es obvio que en una votación que se decidió por un margen de menos del 2 % el trabajo de Cambridge Analytica y la inversión realizada fue determinante», reiteró ayer en una nueva entrevista Cris Wylie, uno de los denunciantes del mal uso de datos procedentes de Facebook.

En el punto de mira

En el ojo del huracán se encuentra ahora Stephen Parkinson, director político del gabinete de Theresa May. Según desveló The Guardian, este habría supervisado las acciones de campaña de Cambridge Analytica y de AggregateIQ, la empresa de publicidad digital a través de la que se canalizaron cientos de miles de libras. Parkinson, según las investigaciones en marcha, habría tenido un papel clave en la campaña por encima incluso de los ministros Michael Gove (de Medio Ambiente) y de Boris Johnson (Exteriores), considerados como los principales abanderados de la causa del Leave.

El director político de May tuvo que admitir su homosexualidad tras verse relacionado con un joven estudiante de moda que ayer sacudió los cimientos políticos de Downing Street: «Es la primera vez que se usa un comunicado del Gobierno para desvelar la orientación de un ciudadano. Sanni, que así se llama el afectado, recibió una donación de 623.000 libras y la invirtió en su totalidad en anuncios de las empresas bajo sospecha para favorecer el apoyo al brexit. «Yo solo le di algunos consejos», se defendió Parkinson. Pero la oposición ya exige más datos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Facebook sigue su desplome y ya ha perdido 100.000 millones