Más de 2.000 académicos europeos han dejado las universidades británicas

La inscripción de alumnos europeos cayó un 6 % tras la aprobación del «brexit»


santiago / la voz

No solo es economía. No se trata únicamente del mercado laboral, de las importaciones y exportaciones, ni siquiera es exclusivamente una cuestión del espacio Schengen. El brexit es también una cuestión universitaria. Y ya se ha llevado por delante a miles de académicos. Así que el brexit, en la ciencia británica, se ha convertido en un brexodus.

Porque en solo un año alrededor de 2.300 académicos europeos han optado por renunciar a sus puestos en las universidades británicas, un 10 % más que un año antes. Solo la Universidad de Oxford ha perdido 230 académicos, un incremento del 35 % con respecto al año anterior.

«Se vive un ambiente de incertidumbre y el brexit es una preocupación para el sector de la educación superior, que depende de los académicos de la Unión Europea». La explicación de ese incremento en las renuncias la da Jack Moran, responsable de ránkings de QS, que elabora el listado de las mejores universidades del mundo por áreas de conocimiento, entre las que destacan las instituciones británicas.

«Si esta tendencia continúa, el brexit sin duda se transformará en perjudicial para las universidades del Reino Unido», alerta. Porque el efecto brexodus no solo está afectando a los académicos. También a los estudiantes, que deciden no matricularse en las universidades británicas. Según los datos que maneja Moran, la matrícula de alumnos procedentes de la UE ha caído un 6 % en un año.

Controles migratorios

¿Qué pasará a partir de ahora? «Todo depende de cómo decida negociar el Gobierno británico», cree Moran. En principio, el Reino Unido permanecerá en el programa Erasmus al menos hasta el año 2020 y el informe inicial elaborado por el Ejecutivo de la primera ministra, Theresa May, expresa su intención de proteger los derechos de los países de la UE. Pero Jack Moran también recuerda que Theresa May ha anunciado que habrá controles migratorios. Y eso es un ámbito de preocupación en la esfera de la educación superior, «ya que pondría un obstáculo para que estudiantes e investigadores inteligentes y talentosos entren libremente en el Reino Unido», explica Moran.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Más de 2.000 académicos europeos han dejado las universidades británicas