¿Qué hará Moscú tras el ataque en Siria?

Putin ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para «tratar las acciones agresivas de EEUU y sus aliados»

.
Efe

En una primera reacción, el presidente Vladimir Putin denunció con contundencia los ataques que Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron esta madrugada, pero no anunció ninguna medida concreta de represalia, limitándose a solicitar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. «Con sus acciones, EE.UU. empeoran aún más la catástrofe humanitaria en Siria, llevan el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consienten a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio», ha dicho Putin, en un comunicado difundido por el Kremlin. ¿Qué hará Rusia, el principal aliado de Bashar al Asad? Una escalada militar parece poco probable y Moscú debería conformarse con protestas diplomáticas, según los expertos.

Improbable escalada militar 

«No creo que haya una escalada [entre Rusia y Estados Unidos]. El objetivo principal era hacer una demostración de fuerza, pero Washington eligió sus blancos con mucho cuidado para que la situación no se fuera a salir del todo de control», considera el experto ruso en geopolítica Fiodor Lukianov, preguntado por la agencia TASS. El responsable del Instituto del Diálogo de Civilizaciones Alexéi Malashenko comparte esa opinión. «No escuchamos nada sobre posibles ataques en respuesta. Esta cuestión no está de actualidad. Casi todo el mundo está de acuerdo en que es imposible una respuesta militar de Rusia, sería muy peligroso y podría conducir a un resultado contrario al que se busca». «No se plantea una respuesta de tipo militar», considera también Alexander Shumilin, del Centro de Análisis de Conflictos en Oriente Próximo del Instituto de Estados Unidos y Canadá. Para Shumilin, preguntado por la agencia AFP, «los ataques occidentales fueron precisos, no se infligió ningún daño a Rusia ni a ciudadanos rusos. Por eso solo puede responderse en el dominio político, con la información y la propaganda».

Protestas diplomáticas

«De momento no hay respuesta posible por parte de Rusia: la condena, convocar al Consejo de Seguridad de la ONU, protestas... Es difícil hacer más», insiste Shumilin. «Habrá mucho ruido, numerosas declaraciones, pero ninguna acción concreta. De hecho, Rusia no puede hacer nada. Habrá una reacción de Rusia en la ONU, pero eso no tiene ninguna importancia», considera Malashenko, para quien «Rusia quedó en evidencia».

El responsable del Comité de Asuntos Internacional del Consejo de la Federación, la cámara alta del Parlamento, Konstantin Kosachev, dio muestra de ello en una de las primeras reacciones rusas tras los ataques. «Como nuestras bases militares en Siria no se vieron afectadas, la respuesta no debe ser militar sino estar dentro del ámbito del derecho, empezando por una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU».

Putin ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para «tratar las acciones agresivas de EEUU y sus aliados». «Nuevamente, igual que cuando hace un año fue atacada la base aérea Al Shayrat, se ha usado como pretexto una puesta en escena del uso de agentes tóxicos contra la población civil, esta vez en Duma, un suburbio de Damasco», denunció el jefe del Kremlin. Los expertos militares rusos, que ya se encuentran en esa ciudad arrebatada esta semana a las milicias rebeldes que la controlaban, «no encontraron restos de empleo del cloro o de otros agentes tóxicos», añadió. «Ni un sólo vecino de la zona ha confirmado el ataque químico» denunciado por la ONG Cascos Blancos, aseveró Putin.

El líder ruso lamentó que en lugar de esperar las conclusiones de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que investiga las circunstancias del ataque a Duma, «un grupo de países occidentales lo ha ignorado deliberadamente y ha emprendido una acción militar, sin esperar los resultados de la investigación». «Esta escalada en torno a Siria tiene un efecto destructivo sobre todo el sistema de las relaciones internacionales. El tiempo lo pondrá todo en su sitio, como ya ha responsabilizado a Washington por el sangriento ajuste de cuentas a Yugoslavia, Irak y Libia», concluyó Putin.

Nada más conocerse el ataque contra instalaciones gubernamentales sirias por parte de EEUU, Reino Unido y Francia, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, advirtió de la agresión tendrá consecuencias para estos países. «Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París», dijo Antónov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

¿Qué hará Moscú tras el ataque en Siria?