Netanyahu allana el camino a Trump para enterrar el pacto nuclear con Irán

La ofensiva de Israel coincide con el ataque con misiles a bases iraníes en Siria

.

Redacción / La Voz

En medio de los vientos de guerra entre Israel e Irán, el primer ministro Benjamín Netanyahu puso este lunes la primera piedra para enterrar el acuerdo nuclear con Teherán con la bendición de Donald Trump. Horas después de los ataques nocturnos contra bases militares con presencia iraní en Siria -que Israel evitó confirmar o desmentir su autoría-, dijo tener pruebas contundentes de que Irán tiene un programa secreto para desarrollar el equivalente a «cinco bombas de Hiroshima para ser colocadas en misiles balísticos».

«Irán miente», dijo Netanyahu ante un cartel con ese mismo lema en una declaración televisada en horario de máxima audiencia. Poco a poco fue retirando las sabanas que cubrían los otros grandes carteles que mostraban copias de los documentos e imágenes del supuesto «archivo nuclear secreto» iraní (nada que ver con el cartel de una bomba que tanta mofa causó en su comparecencia en la Asamblea General de la ONU en el 2015). El archivo en cuestión contendría 55.000 páginas y 183 cedés que el Mosad recuperó de un almacén en el distrito de Shorabad, en el sur de Teherán. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) no ha dejado de insistir todos estos años que sus inspectores solo han certificado que el régimen de Teherán cumple con lo pactado en el 2015 con las potencias del Grupo 5+1.

Trump se apresuró a respaldar desde la Casa Blanca la denuncia de su aliado, cuando ya es un secreto a voces de que anunciara antes del 12 de mayo que se retira del pacto firmado por su predecesor. «Lo que hemos aprendido hoy sobre Irán demuestra realmente que yo tenía la razón al 100 %» sobre el acuerdo nuclear», dijo. La ofensiva contra Irán coincide con la visita del nuevo secretario de Estado estadounidenses, el halcón Mike Pompeo, a sus dos grandes aliados en la región, Arabia Saudí e Israel, que demandan con insistencia el fin del acuerdo, preocupados por la creciente influencia de Irán en Oriente Medio.

Israel demostró este lunes que está decidido a arrancar de raíz la presencia militar iraní en la Siria. El ataque lanzado la noche del domingo, el quinto desde el pasado septiembre, deja pocas dudas a pesar a los riesgos que conlleva esa estrategia.

Esta vez, los objetivos eran los depósitos de armas, incluidos los misiles tierra-tierra que Irán intenta desplegar en Siria. Se atacó dos instalaciones en Hama, una el cuartel general de la 47.ª Brigada del Ejercito sirio y otra cercana del aeropuerto de Salhab, y una tercera en el aeropuerto militar de Nairab, en el distrito de Alepo. El ataque habría destruido 200 misiles, según informa el diario Haaretz de una fuente próxima a Al Asad. El diario israelí apunta que se usaron bombas búnker Buster que habrían acertaron de lleno sobre el arsenal de la 47.ª Brigada, provocando una gran explosión. Tan potente como para que el Centro Sismológico Europeo-Mediterráneo lo registrara como un seísmo de magnitud 2,6. Las cifras de muertos varían según las fuentes, pero todas coinciden en que la mayoría son iraníes, pese a los desmentidos de Teherán. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, en la base de Hama hubo 26 víctimas mortales: cuatro sirios y el resto iraníes, iraquíes y afganos chiíes.

Respuesta sobre suelo iraní

Israel ni confirmó ni desmintiendo la autoría del ataque como hace normalmente. Ya el 9 de abril, Siria e Irán acusaron a Israel de haber atacado la base militar aérea T4, en Homs, causando la muerte de 14 combatientes, entre ellos siete iraníes.

Israel anunció a EE.UU. y Rusia que no se quedará con las manos cruzadas si la república islámica decide tomar represalia. Después de semanas de deliberaciones, los círculos políticos y militares israelíes habrían decidido que si Irán ataca a la población israelí, incluso si lo hace desde territorio de Siria o través de Hezbolá o Hamás, la respuesta militar será contra territorio iraní.

Bachar al Asad afirma que las potencias han pasado a la agresión directa

Sin hacer mención explícita a los ataques nocturnos a las base militares, el presidente Bachar al Asad dijo ayer que todo el mapa regional está siendo rediseñado, y que las potencias opuestas a Siria han pasado de una fase de agresión indirecta, a través del apoyo a los grupos armados rebeldes, a un ataque directo después del fracaso y la derrota que han sufrido en suelo sirio.

Al recibir en Damasco a una delegación iraní presidida por el jefe del comité parlamentario de Irán sobre seguridad nacional y política exterior, Al Asad agregó que esta medida solo le da más determinación para continuar la lucha contra las organizaciones terroristas, como denomina a todos los opositores. El presidente sirio está eufórico y no es para menos, ya que prosigue ganando terreno, gracias al apoyo de Irán y Rusia. Ayer en del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk ,el último reducto rebelde de la periferia de la capital, comenzó a aplicarse el acuerdo con el Frente Fatah al Sham (antiguo Frente al Nusra) para la evacuación de milicianos a cambio de la liberación de decenas de personas secuestradas por los rebeldes y varios miles que se encuentran sitiadas Fua y Kefraya.

El domingo, Mike Pompeo reiteró en Israel la línea dura de Estados Unidos frente al régimen de los ayatolás, asegurando que «la ambición de Irán sigue siendo dominar a Oriente Medio». «Acusaciones absurdas y sin fundamento», respondió el Ministerio de Exteriores iraní. Su portavoz, Bahram Qasemí, denunció además que la colaboración «impía» entre EE.UU. y Arabia Saudí está «destinada a desencadenar inestabilidad y guerra» en Oriente Medio.

El líder supremo iraní, Alí Jameneí, también urgió a Trump a salir de la región y le advirtió en contra de iniciar un conflicto militar contra su país.

Macron y Putin

Mientras, Vladimir Putin y Emmanuel Macron insisten en salvar el acuerdo nuclear con Irán. En una conversación telefónica, el presidente francés informó a su homologo ruso de los resultados de su reciente encuentro con Trump. Ambos coincidieron en la necesidad de preservar y aplicar de forma «estricta» el acuerdo. Macron escribió en Twitter: «Irán jamás debe llegar a poseer un arma nuclear. La estabilidad de la región y la seguridad internacional dependen de ello. Estamos trabajando en ello».

«Es hora de que los palestinos acepten la paz de EE.UU. y dejen de quejarse»

El odio a Irán ha posibilitado un alianza de «facto» entre Tel Aviv y Riad que deja declaraciones sorprendentes del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, filtradas ayer por un medio israelí. Durante un encuentro a puerta cerrada a finales de marzo con organizaciones judías en EE.UU., el hombre fuerte del reino del Golfo dijo que los palestinos deben aceptar las propuestas de paz de la Administración Trump o «callarse y dejar de quejarse». «En las últimas décadas la cúpula palestina ha perdido una oportunidad tras otra y ha rechazado todas las propuestas de paz», dijo. «Es hora de que los palestinos acepten las propuestas y acuerden ir a la mesa de negociaciones o de que se callen y dejen de quejarse», señaló, según tres fuentes consultadas por el periodista hebreo Barak Ravid y un cable diplomático de Exteriores israelí.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Netanyahu allana el camino a Trump para enterrar el pacto nuclear con Irán