Los populistas se aprestan a gobernar Italia

Di Maio y Salvini piden cita al presidente de la República para informarle sobre su acuerdo

.

roma / corresponsal

Fumata blanca. El acuerdo parece hecho y, al final, Italia tendrá un Ejecutivo con el que nadie contaba cuando fue a votar, formado por los populistas del Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga. Al final de dos maratonianas jornadas en Milán en las que se acordaron los principales puntos del pacto de gobierno, Luigi Di Maggio y Matteo Salvini anunciaron que habían llamado al presidente de la República, Sergio Mattarella, para comunicarle la disponibilidad de ambos para reunirse con él e informarle sobre el acuerdo. Hay, de todos modos, un interrogante en lo más alto de la ecuación: la identidad el primer ministro. El asunto ha quedado pendiente para otra reunión en Roma. «Será un político, nunca un técnico», aseguró Di Maio mientras Salvini insistía en que darán «un solo nombre».

No es un asunto menor, La presidencia de la República ha pedido que, para dirigir el Gobierno, se opte por una personalidad conocida internacionalmente y viable para las instituciones europeas. En lo que parece un gesto de resistencia a aceptar cualquier propuesta que se le haga, Mattarella también dejó claro el sábado que su papel como presidente no es de «simple notario», ya que es él quien tiene la última palabra sobre el primer ministro.

A pesar de las dificultades, los encargados de limar discrepancias en las sesiones técnicas exudaron optimismo toda la jornada de ayer. A primera hora de la tarde Luigi Di Maio abandonaba el encuentro para verse en privado con Matteo Salvini y tratar el tema del jefe de Gobierno. En ese momento aseguró: «Estamos escribiendo la historia y por ello se necesita tiempo». A su juicio, «hay un óptimo clima en la mesa y se están afrontando temas importantísimos, ya que es la primera vez en la historia que se construye un acuerdo de Gobierno en torno a líneas de acción. El primer objetivo es decidir qué y después quién». Rocco Casalino, responsable de comunicación del movimiento antisistema, explicaba: «Está claro que nosotros habríamos preferido a Di Maio y ellos a Salvini. Por eso estamos trabajando».

Anoche quedaban por cerrar algunos flecos en el acuerdo de gobierno, pero ya se sabe que estará formado por veintidós puntos, pendientes de una última lectura, ya que antes de hacerse públicos tendrán que pasar la supervisión de Mattarella. Fuentes del M5E apuntaban la posibilidad de que el acuerdo sea votado por la base del Movimiento a través de la plataforma Rousseau, tal y como establecen sus estatutos, pero es probable que no haya tiempo para ello, ya que en el Quirinal, tras varios meses con el Gobierno de Gentiloni en funciones, tienen prisa por liquidar la interinidad actual y empezar a afrontar problemas importantes como la subida del IVA prevista para el 2019.

En el reparto de carteras entre ambas formaciones, se cree que la Liga se ha quedado con Interior, que con seguridad ocupará Salvini, quien además se encargará de Inmigración. La Liga se quedará también Industria, en la que están englobadas las telecomunicaciones, un sector importante para Silvio Berlusconi, así como Agricultura y Seguridad Social. Por su parte, Di Maio se ocupará del Ministerio de Exteriores, mientras que el M5E se adjudicará las carteras de Defensa, Economía y Justicia.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los populistas se aprestan a gobernar Italia