Estados Unidos se queda sola en la defensa de su aliado

Washington cierra filas con Israel tras eximirle de toda culpa por los 60 muertos en Gaza

.

Nueva York / corresponsal

La comunidad internacional elevó ayer el tono de la condena contra Israel, dejando solo a EE.UU. «Ningún país habría actuado con más contención», sentenció la embajadora estadounidense de la ONU, Nikki Haley, ante el Consejo de Seguridad, reunido ayer de urgencia. Una vez más Washington cerró filas con su aliado y le eximió de toda culpa por los 60 muertos en Gaza. Así defendió que la violencia había sido una provocación de Hamás y que es este movimiento islamista, y no Israel, el que está haciendo «miserables a los palestinos».

Haley reiteró la supuesta moderación de Israel al asegurar que «están satisfechos con su acción» y negó además que esta tuviese algo que ver con la apertura de la embajada en Jerusalén. Como es habitual en las reuniones sobre el conflicto de Oriente Medio, también denunció las acciones desestabilizadoras de Irán en la región y pidió directamente al Consejo de Seguridad que preste más atención a sus movimientos.

Haley abandonó la sala cuando le tocó el turno de palabra al representante palestino ante la ONU, Riyad H. Mansur. Los palestinos retiraron a su representante en Washington. El próximo movimiento del presidente Mahmud Abás podría ser retirar el reconocimiento del Estado de Israel.

Alemania, el Reino Unido, Irlanda y Bélgica han respaldado una investigación independiente sobre lo ocurrido en Gaza, pero Estados Unidos bloqueó ya el lunes una declaración del Consejo en ese sentido. El embajador de Kuwait, Mansur al Otaibi, anunció que se presentará un proyecto de resolución para que se ofrezca protección internacional a los civiles palestinos. No quiso adelantar detalles, pero descartó una misión de paz de la ONU.

Algunas condenas han tenido consecuencias diplomáticas, como la crisis abierta entre Israel y Turquía. El Gobierno de Tel Aviv ordenó la marcha del cónsul general turco en Jerusalén después de que Ankara hiciera lo mismo con el embajador israelí, en medio del enfrentamiento verbal de sus dirigentes. Erdogan calificó a Israel de «Estado terrorista» y «genocida». Y Netanyahu le respondió acusándolo de tener «las manos empapadas en la sangre» de civiles kurdos y de «invadir Siria»

Irlanda y Bélgica fueron los únicos países de la UE en convocar al embajador israelí. Solo Emmanuel Macron condenó sin matices la «violencia de las fuerzas armadas israelíes». Pero Austria, Hungría, Rumanía y la República Checa han anunciado que también trasladarán sus embajadas a Jerusalén desdeñando el criterio de la política comunitaria. Sus embajadores estuvieron en la apertura de la Embajada de EE.UU.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Estados Unidos se queda sola en la defensa de su aliado