Trump y Kim Jong-un viran y se muestran dispuestos a reunirse el 12 de junio

La histórica cumbre entre los presidentes de Estados Unidos y Corea del Norte se daba por perdida

.

La esperanza de que se concrete una histórica cumbre entre el máximo líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha revivido este fin de semana tras haberse dado casi por perdida.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, quien se entrevistó el sábado de forma inesperada con Kim, aseguró que éste sigue dispuesto a celebrar el encuentro, y también Trump se mostró optimista días después de haber cancelado la cita alegando «la política hostil» norcoreana.

Durante su segundo encuentro con el dirigente norcoreano en apenas un mes en la localidad fronteriza de Panmunjom, Kim le reiteró su objetivo de desmantelar su programa de armas atómicas, informó hoy Moon.

El líder surcoreano dijo que la reunión se había realizado a petición de Kim y que los dos habían acordado que la cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos es «algo en lo que no se puede fallar». Es necesaria «una comunicación directa» entre ambos países para evitar malentendidos, subrayó Moon, y Kim estuvo de acuerdo.

El dirigente norcoreano expresó su preocupación acerca de si «realmente puede confiar en la promesa de Estados Unidos de acabar con la política hostil en las relaciones bilaterales y si le pueden dar una garantía de seguridad en caso de desnuclearización», explicó Moon.

«Todavía mantenemos el 12 de junio en Singapur, eso no ha cambiado», dijo por su parte Trump a periodistas en Washington en la noche del sábado pese a las idas y vueltas de los últimos días. Hay mucha buena voluntad, añadió.

El jueves el presidente había cancelado la cita, aunque 24 horas más tarde volvió a matizar ya su decisión.

Estados Unidos y Corea del Sur quieren conseguir que Corea del Norte abandone su programa de armas nucleares, pero el régimen de Pyongyang considera que sus misiles, que afirma pueden llegar a territorio estadounidense, son una garantía de supervivencia.

A diferencia de su primer encuentro el 27 de abril, Moon y Kim se reunieron esta vez en la parte norcoreana de Panmunjom. Hablaron sobre los avances logrados desde la primera cumbre y la preparación de la reunión con Trump.

Kim reiteró estar dispuesto a «una completa desnuclearización» y a acabar la historia de guerra y confrontación mediante una cumbre exitosa con Trump, dijo Moon.

El presidente surcoreano informó a Kim sobre las conversaciones que tuvo recientemente en Washington y le aseguró que Trump quiere terminar también «con las relaciones hostiles con Corea del Norte» y promover la cooperación económica.

Ambos líderes acordaron seguir con los contactos y que haya una nueva reunión de alto nivel el 1 de junio, informó la agencia de noticias norcoreana KCNA. Este encuentro había sido cancelado previamente por Pyongyang como protesta por unas maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos este mes.

Kim y Moon acordaron «reunirse con frecuencia en el futuro (...) para esforzarse juntos por la desnuclearización de la península coreana», informó el medio estatal norcoreano. Se acelerará el diálogo y se abordarán otros temas como las autoridades militares y el trabajo de la Cruz Roja, indicó.

El encuentro entre ambos fue el cuarto de este tipo en la historia de las dos Coreas. El padre de Kim, Kim Jong-il, se reunió dos veces con sus homólogos surcoreanos en 2000 y 2007.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump y Kim Jong-un viran y se muestran dispuestos a reunirse el 12 de junio