El exjefe de los espías de Kim Jong-un negocia en EE.UU. la cumbre de Singapur

La reunión podría mantenerse el 12 de junio, como estaba previsto

.

PEKÍN / E. LA VOZ

Los esfuerzos por salvar la cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump están acelerando los contactos diplomáticos entre Corea del Norte y Estados Unidos. El controvertido ex jefe de la Inteligencia norcoreana, Kim Yong-chol, uno de los hombres más poderosos del régimen, viaja a Nueva York para ultimar los preparativos para ese encuentro histórico previsto para el 12 de junio en Singapur.

Kim Jong-chol, hombre de máxima confianza de Kim Jong-un, llegará hoy a Nueva York tras una escala en Pekín. El exjefe de los espías norcoreanos se reunirá con el secretario de Estado, Mike Pompeo, con quién mantuvo encuentros durante las visitas de este último a Piongyang y en las que también participó Kim Jong-un, por lo que no se descarta que Trump reciba al representante de Kim Jong-un a pesar de que su Gobierno aseguró ayer que Corea del Norte «tiene entre 80.000 y 120.000 presos por motivos políticos».

La figura de Kim Yong-chol levanta cierta controversia, porque está sometido a sanciones internacionales, entre ellas las que el Departamento del Tesoro norteamericano le impuso durante el mandato de Obama. En aquella época, Kim dirigía la Oficina de Reconocimiento General, el principal brazo operativo del espionaje norcoreano e involucrada activamente en el comercio de armas.

El exjefe de inteligencia norcoreana es el oficial de más alto rango que visita Estados Unidos desde que en el año 2000, el militar Jo Myong-rok viajara para reunirse con Bill Clinton. Kim Yong-chol, que también es vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores para asuntos surcoreanos, ha participado en buena parte de los encuentros negociadores entre las dos Coreas desde 1990. 

Doble diálogo

Al mismo tiempo que se daba a conocer el viaje de Kim Yong-chol a Nueva York, delegaciones de Corea del Norte y de Estados Unidos viajaban a Singapur para negociar asuntos de logística y de protocolos de seguridad en caso de que la cumbre del 12 de junio llegue a celebrarse finalmente.

Las respectivas delegaciones está lideradas por el jefe de gabinete adjunto de la Casa Blanca, Joe Hagin, y por Kim Chang-son, jefe de gabinete de Kim Jong-un. Ambos equipos aterrizaron en Singapur el lunes y durante los próximos días adelantaran aspectos organizativos de la ansiada cumbre. Aunque Donald Trump anunció la semana pasada que cancelaba la cita, su tono cambió después de un conciliador comunicado norcoreano.

Mientras tanto, las relaciones entre las dos Coreas comienzan a normalizarse. Ayer, Corea del Sur envió la lista de altos oficiales que participarán en una reunión junto a delegados norcoreanos el próximo viernes. En la agenda de trabajo de la cita figura continuar implementando los acuerdos plasmados en la declaración de Panmunjom del 27 de abril, donde el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y Kim Jong-un se comprometieron a reducir la tensión militar y a iniciar los trámites para un tratado de paz.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El exjefe de los espías de Kim Jong-un negocia en EE.UU. la cumbre de Singapur