Italia bloquea el desembarco de 629 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo

El ultraderechista Salvini exige a Malta que acoja a los tripulantes. El barco se mantiene parado,  a la espera de instrucciones, a 35 millas de Italia y a 27 de las costas maltesas. Se les suman otros 790 inmigrantes, rescatados este domingo, que aguardan que se les indique dónde pueden desembarcar

.
Agencias

La nueva política migratoria del flamante Gobierno italiano ya tiene consecuencias prácticas: un barco de la ONG francesa SOS Méditerranée, con 629 inmigrantes a bordo, se mantiene con los motores parados a 35 millas de Italia y a 27 de Malta a la espera instrucciones de las autoridades maltesas e italianas. Ninguno de los países quiere dejarle atracar en sus puertos. Se les suman otros 790 inmigrantes, rescatados este domingo en el Mediterráneo, que se encuentran a bordo de un barco de la Guardia Costera italiana aguardando que se les indique un lugar para desembarcar.

Este domingo, el ministro de Interior Matteo Salvini, de la ultraderechista Liga, reclamó a las autoridades de Malta que permitiesen la entrada del Aquarius tras anunciar que no autorizaría su desembarco en Italia. La respuesta del primer ministro de Malta, Joseph Muscat, fue clara: él tampoco abrirá su puerto porque este caso, dice, no es de su competencia. Las autoridades maltesas, que recibieron la petición a través de una carta urgente en la que el italiano les explicaba que el buque, con personal de Médicos sin Fronteras, se encontraba a 43 millas de Malta, han acusado a Italia de saltarse las reglas internacionales y de poner en peligro la vida de los inmigrantes.

De los 629 inmigrantes que viajan en el Aquarius, 123 son menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños y siete, mujeres embarazadas. SOS Méditerranée socorrió a 229; el resto fueron rescatados por la Guardia Costera italiana y por barcos mercantes para después ser trasladados al Aquarius. Cooperantes de Médicos sin Fronteras que trabajan en el buque han avisado que solo tienen comida y agua para dos o tres días máximo, una previsión que uno de los médicos a bordo rebaja considerablemente: «Desde mañana no tendremos suficientes alimentos». Por ello, David Beversluis insta a las autoridades a conceder lo antes posible un puerto de seguridad al que puedan ir algunos inmigrantes en situación médica más vulnerable. «La gente ya está muy cansada, llevamos dos días aquí dentro del barco, más la jornada de fuera», ha señalado Sara Alonso, periodista de RNE que se encuentra en el lugar.

«Convertir a Italia en un enorme campo de refugiados, no»

«Francia está devolviendo a la gente en la frontera, España defiende con armas su frontera, Malta no acepta a nadie. Desde hoy, Italia también va a empezar a decir 'no' al tráfico de personas, y 'no' a la inmigración ilegal», ha defendido Salvini en un mensaje publicado en su Facebook. «Salvar vidas es un deber, convertir a Italia en un enorme campo de refugiados no», ha subrayado este lunes. 

«También el barco Sea Watch 3, de una organización alemana y con bandera holandesa, se encuentra hoy frente a las costas libias a la espera de efectuar la enésima carga de inmigrantes, obviamente para llevarlos a Italia. Una organización alemana, con buque holandés. Malta no se mueve, Francia rechaza y a Europa le da igual», ha añadido en otro mensaje para, a continuación, sentenciar: «Basta». El viceprimer ministro italiano subraya que su país «ha dejado de bajar la cabeza y de obedecer» para pasar a ser, «esta vez», «quien dice que no».

Alcaldes italianos ofrecen sus puertos

Ante la férrea postura del ministro de Interior italiano, los alcaldes de las ciudades costeras de Nápoles, Palermo, Messina, Reggio Calabria y Taranto han ofrecido sus puertos para recibir al Aquarius, lamentado la decisión del Gobierno de bloquear la llegada del buque especializado en rescate de personas en el Mediterráneo. «Si un ministro sin corazón deja morir en el mar a mujeres embarazadas, niños, ancianos, seres humanos... el puerto de Nápoles está preparado para acogerlos», ha sentenciado el primer edil de Nápoles, Luigi di Magistris. «Somos humanos con un corazón grande. Nápoles está preparado, sin dinero, para salvar vidas», ha añadido.

Por su parte, Leoluca Orlando, el alcalde de Palermo, capital de la isla italiana de Sicilia, ha dejado también clara su predisposición para recibir a los inmigrantes: «Palermo, la ciudad cuyo nombre dice que es 'toda un puerto', ha estado y siempre estará dispuesta a acoger los barcos, sean civiles o militares, que estén trabajando en salvamento de vidas». En una línea similar se ha expresado el alcalde de Messina, Renato Accorinti, que ha subrayado que su puerto «está abierto» para la llegada del barco. El primer edil de Reggio Calabria, Guiseppe Falcomatá, por su parte, también ha manifestado que su ciudad está «disponible, como siempre», y, desde Taranto, su alcade, Rinaldo Melucci, ha asegurado que todos los ciudadanos están «preparados para abrazar a cada persona cuya vida está en peligro».

La CE insta a resolver pronto la situación

La Comisión Europea ha instado este lunes a resolver con rapidez la situación para que los inmigrantes puedan ser desembarcados lo antes posible. «La prioridad de las autoridades debe ser que reciban los cuidados que necesitan. Llamamos a todos los implicados a buscar un rápida resolución para que puedan ser desembarcados de forma segura lo antes posible», señaló en rueda de prensa el portavoz Margaritis Schinas. «Para la CE primero es un imperativo humanitario, hablamos de gente, unas 600 personas incluidos menores no acompañados», añadió, asegurando que la CE «ha estado en estrecho contacto con las autoridades de Italia y Malta» a lo largo del fin de semana y lo sigue estando este lunes.

¿Debería permitir España la entrada del Aquarius?

.

Mayor implicación de la Unión Europea. Que «no mire para otro lado» ante la llegada masiva de migrantes. Esta ha sido la respuesta que ha deslizado este lunes por la mañana la nueva ministra de Defensa, Margarita Robles, preguntada en la Cadena Ser sobre el caso del Aquarius y la petición de la Red Española de Ayuda al Refugiado al Gobierno español para que se haga cargo de los 600 inmigrantes. «Habría que estudiarlo», ha valorado. 

«Creo que más allá del caso concreto (el Aquarius), que habría que estudiar, el problema de la inmigración es tremendo y no es de ahora», ha generalizado la socialistas. Para la ministra, que ha eludido responder directamente a si España debería permitir el desembarco de la nave de rescate, lo que está sucediendo en Italia «es muy problemático». «En situación de riesgo para la vida humana, la prioridad tiene que ser siempre salvar vidas humanas», ha añadido.

Colau ofrece Barcelona

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha ofrecido este lunes su puerto a los 629 inmigrantes del barco de la ONG francesa. «Ante todo hay que salvar vidas humanas», ha sostenido, un objetivo global para el que ha reclamado colaboración al Gobierno de España.

Preguntada sobre el asunto durante un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, Colau ha señalado que  «Barcelona y Madrid ya están acogiendo con recursos propios». «Queremos hacerlo bien, queremos organizarnos con las otras ciudades y con el Gobierno de España», ha reclamado la regidora barcelonesa tras asegurar que «claro» que ofrece la capital catalana para que atraque el barco.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Italia bloquea el desembarco de 629 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo