Nueve países europeos lanzan una fuerza militar al margen de la UE y de la OTAN

La declaración mantiene que la participación en operaciones militares seguirá siendo una decisión nacional

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen (dcha), saluda a su homóloga gala, Florence Parly
La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen (dcha), saluda a su homóloga gala, Florence Parly

redacción / la voz

Nueve países europeos pondrán en marcha una nueva fuerza militar apadrinada por Francia y separada de la UE, de acuerdo con la declaración que firmaron ayer en Luxemburgo sus ministros de Defensa. Se trata de Alemania, Reino Unido, Dinamarca, España, Estonia, Holanda, Bélgica y Portugal, además de la propia Francia. Italia, que inicialmente apoyaba la iniciativa, se mantiene de momento al margen a raíz del cambio de Gobierno, informaron fuentes diplomáticas.

El acuerdo tiene por fin establecer una colaboración más estrecha entre los Estados mayores de los países que lo suscriben pensando, sobre todo, en desplegar una reacción militar rápida en situaciones de crisis como, por ejemplo, una evacuación en un país en guerra o aportar ayuda en caso de catástrofes. Podría producirse en el marco de coaliciones acordadas a corto plazo, pero también en los marcos de la UE, la OTAN o Naciones Unidas.

La propuesta fue realizada en septiembre pasado por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que quiere asegurarse con ella que el Reino Unido, que cuenta con armas atómicas, siga formando parte de una asociación de defensa europea tras su salida de la Unión por el brexit. Por ahora, no se sabe si desembocará a largo plazo en la creación de un grupo de intervención común. La declaración firmada, que no ofrece indicios sobre esto, subraya en cualquier caso que la participación en operaciones militares seguirá siendo siempre una decisión nacional.

También establece que, a pesar de nacer al margen de la UE y la OTAN, la iniciativa completará los esfuerzos ya existentes para la colaboración en defensa. En concreto, menciona a la Pesco, el dispositivo de cooperación militar instaurado por la Unión el pasado año para sustraer la seguridad europea de la dependencia de Estados Unidos. Francia tiene miedo a que la Pesco, integrada por hasta 25 socios, no sea lo suficientemente flexible y no esté preparada para actuar con rapidez.

Estas reservas sobre la Pesco no impidieron a los miembros reforzarla con medidas como la puesta en marcha de preparativos para adecuar mejor las rutas de tránsito europeas a las necesidades militares. La Comisión Europea prevé destinar la próxima década 6.500 millones de euros del presupuesto de la UE a la iniciativa.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Nueve países europeos lanzan una fuerza militar al margen de la UE y de la OTAN