Los colegios electorales de México han abierto en el inicio de una jornada histórica para el país por el gran número de cargos que se disputan y en la que están llamados a votar más de 89 millones de ciudadanos. Los mexicanos eligen hoy 3.400 cargos públicos, entre ellos el de presidente del país, 128 senadores, 500 diputados, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Los centros de votación comenzaron a operar ya en la capital y en la parte central de México, y la apertura de las urnas se hará progresivamente una y dos horas después en las regiones occidentales del país, ya que México tiene tres husos horarios.

Andrés Manuel López Obrador, considerado el favorito en las elecciones presidenciales de este domingo en México, ha madrugado para ir a votar. De 64 años y considerado como un político populista por sus detractores -ha prometido llevar a cabo la cuarta revolución del país aunque no ha concretado muy bien en qué consiste este cambio-, López Obrador ha llegado media hora antes de que abrieran las urnas al centro de votación donde le toca votar, en el sur de Ciudad de México, rodeado de cámaras y fotógrafos. El exalcalde de Ciudad de México, con el 45 % de intención de voto según la mayoría de encuestas, afronta la que es su tercera intentona electoral. Ha conseguido aglutinar en torno a su candidatura el rechazo de los mexicanos a sus líderes políticos.

.

Su eventual victoria, a partir de la promesa de acabar con la corrupción y en medio del enojo ciudadano con la inseguridad y una economía estable pero que crece lentamente, significaría un giro hacia la izquierda de la segunda mayor economía de América Latina.

La violencia se adueña del paraíso

H. Estepa
Cuerpo abatido de un vendedor de drogas en una calle de Cancún, asolada por la guerra de bandas
Cuerpo abatido de un vendedor de drogas en una calle de Cancún, asolada por la guerra de bandas

Las autoridades han decidido blindar la zona hotelera para que la seguridad de los turistas no se vea afectada

Su apodo es el Aretes. Era conocido como un vendedor de drogas en su barrio, la región 103 de Cancún, y había sobrevivido a alguna que otra balacera. Pero esta vez iban a por su vida de verdad. La muerte lo alcanzó finalmente en la lluviosa mañana del 26 de junio después de recibir varios disparos.

Su cuerpo yacía inmóvil junto a un vehículo, entre las paredes descorchadas por la humedad de las viviendas circundantes. Varias bolsas de droga le rodeaban. Los vecinos, curiosos, miraban. A pocos les extrañaba la tétrica escena. La violencia que azota México está comenzando a ser tristemente habitual incluso en el paraíso turístico que es Cancún.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Abren los colegios electorales en una jornada histórica para México