El fundador de Tesla tiene un plan B para rescatar a los niños tailandeses

El equipo de ingenieros de Elon Musk ha creado un minisubmarino por si los buceadores no pueden continuar con las tareas de rescate o los menores no consiguen salir por sus propios medios

Los familiares de uno de los niños atrapados esperan noticias sobre los menores.
Los familiares de uno de los niños atrapados esperan noticias sobre los menores.

Si hasta hace cuatro días los tailandeses se preguntaban, con el corazón en un puño, si los niños atrapados hace ahora más de dos semanas en la cueva Luang Nang Non seguirían con vida, una vez se supo que los doce menores y su entrenador de fútbol seguían sanos y salvos, la expectación por su rescate se amplió a todo el mundo. La preocupación llegó, de hecho, hasta Silicon Valley. Allí, en la meca de la tecnología que es esta zona de la bahía de San Francisco, el fundador del gigante de los coches eléctricos Tesla se puso manos a la obra este fin de semana junto a sus ingenieros para, aprovechando el poco tiempo en el que el clima da una tregua a estos chavales, elaborar un plan de rescate que acabe cuanto antes con la pesadilla de los 8 niños que aún siguen atrapados.

Pese a trabajar contrarreloj, Elon Musk escribió en sus redes sociales que tenía varias maneras posibles para salvar a estos niños. Entre sus ideas se encontraba la construcción de un tubo de nylon que habría que insertarlo bajo la red de cuevas como si fuera un castillo hinchable hasta crear módulos de escape con un revestimiento de teflón. Pero finalmente, el empresario se decantó por un minisubmarino desarrollado a partir de un cohete Falcon 9. Durante las últimas horas, el equipo ha trabajado sus ingenieros han trabajado sin descanso para sacar adelante este medio de transporte de emergencia, que ya da por finalizado y que tardaría unas 17 horas en llegar a Tailandia. «El diseño está basado en los comentarios de equipos de buceo. Cuenta con acceso para el oxígeno en la parte frontal y en la trasera, que tiene forma de cono», explicó Musk, quien dijo estar recibiendo recomendaciones desde Tailandia. En principio, el uso de esta cápsula es un plan b al que sólo se recurriría si las autoridades descartan continuar con las tareas de rescate si la caverna se inunda o si alguno de los menores no se siente capaz de salir por sus propios medios.

Como recoge la agencia Efe, según ha explicado el que también es fundador de Space X, el submarino pesa lo suficientemente poco como para que dos buceadores carguen con él. «Tendrá cuatro agarres en el frontal y otros cuatro en la parte trasera, lo que permite tener entre uno y cuatro tanques conectados de forma simultánea. Todos están equipados con protección contra los impactos y con una cobertura secundaria en caso de una fuga de agua».

 

Rescate Tailandia: Sacar a los niños de la cueva, un camino lleno de obstáculos

AFP
.

A lo largo de 4 kilómetros de la cueva, hay una zona de muy estrecha donde deberán contorsionarse para llegar hacia el siguiente tramo donde los socorristas instalaron su campamento y luego, tendrán que atravesar dos kilómetros para salir a la superficie

La evacuación este domingo de los niños atrapados en una cueva en Tailandia desde hace 15 días se realiza por un camino repleto de obstáculos, especialmente un pasadizo muy estrecho, que aterra a los buzos. Aunque se han valorado otras opciones, las autoridades han decidido precipitar la operación de rescate por el temor a las lluvias que se avecinan, ante la perspectiva de que la cavidad en la que se encuentran los menores y su entrenador se inunde o no sean capaces de llevarles víveres ni comunicarse con ellos. Aunque durante un primer momento se barajó la idea de enseñar a los niños a nadar y bucear, las autoridades tailandesas aseguran que no hay tiempo para eso. Durante toda la operación, cada niño (la mayoría no sabe nadar y el agua está completamente turbia) estará acompañado por dos buzos, con tanques de oxígeno y máscaras de rostro entero para facilitar la respiración. La salida se hará con tres grupos de cuatro, con un total de cuatro niños y ocho buzos por grupo. El profesor saldrá el último.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El fundador de Tesla tiene un plan B para rescatar a los niños tailandeses