Boris Johnson presenta su dimisión a May en medio de la crisis interna por el «brexit»

La primera ministra británica nombra a Domic Raab tras la renuncia de David Davis por sus desavenencias con la postura de la «premier» respecto a la salida de la Unión Europea

.

El ministro de Exteriores británico, el conservador Boris Johnson, ha dimitido hoy de su cargo, según ha anunciado Downing Sreet, en plena guerra interna en el gobierno de Theresa May por el rumbo del «brexit». La oficina de May confirmaba en un comunicado que «esta tarde, la primera ministra aceptó la renuncia de Boris Johnson como ministro de Exteriores. Su sustituto se anunciará en breve»

La dimisión de Johnson, uno de los miembros del Gobierno conservador más favorables a un «brexit» duro, se produce poco después de la renuncia anoche de uno de sus compañeros de gabinete, el ministro para la salida de la Unión Europea (UE), David Davis. De momento Johnson no ha dado explicaciones sobre su decisión pero las renuncias llegan después de que May convocase a una cumbre de su gobierno el viernes en la que les comunicó su decisión de mantener estrechos lazos económicos con la UE y ordenó a sus ministros que cerrasen filas. Los euroescépticos más duros como Johnson y Davis pretendían en cambio cortar por lo sano con los socios europeos -y sobre todo en sus regulaciones y con la justicia europea- y dedicarse a tejer acuerdos de libre comercio con países como Estados Unidos o Australia.

«Un sueño que se está muriendo»

El propio dimisionario afirmó hoy que el proceso del «brexit», tal y como él esperaba que se desarrollara, es un «sueño» que se está «muriendo». En una carta remitida a la primera ministra británica, Theresa May, en la que explica los motivos que le han llevado a dimitir, Johnson afirma que el «brexit» «debería ser una oportunidad para hacer las cosas de forma diferente» y «maximizar las ventajas particulares del Reino Unido como una economía abierta, global y con las miras hacia el exterior».

«Ese sueño se está muriendo, ahogado por unas dudas innecesarias», afirma Johnson en la carta, en la que critica que el plan para el «brexit», aprobado de forma colectiva el pasado día 6 por el Gobierno británico, significa que el Reino Unido seguirá sin ser un país «independiente» tras abandonar la UE.

«Nos dirigimos hacia un estatus de colonia, y mucha gente tendrá dificultades para entender las ventajas económicas y políticas de ese acuerdo en particular», sentenció Johnson sobre el plan de May, que todavía no ha sido presentado de forma oficial ante Bruselas.

La respuesta de Theresa May

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, aseguró hoy que su propuesta para el «brexit» sienta unas bases de negociación con Bruselas «responsables y creíbles», después de la dimisión de dos de sus ministros.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, May agradeció el «trabajo» de David Davis al frente del Ministerio del «brexit» y la «pasión» de Boris Johnson en la cartera de Exteriores, cargos de los que ambos han dimitido en menos de 24 horas.

May subrayó que la propuesta para una futura relación comercial con la Unión Europea (UE) que puso sobre la mesa el pasado viernes, con la que tanto Davis como Johnson han sido críticos, va en favor del «interés nacional» del Reino Unido.

La primera ministra pidió a Bruselas que se «intensifiquen» las negociaciones sobre el «brexit» este verano y admitió que su propuesta, que todavía no ha sido enviada de forma oficial a la Unión Europea, requiere todavía que se acerquen las posiciones entre ambos lados del Canal de la Mancha.

«Es necesario que (los 27 socios europeos restantes) reflexionen de nuevo y miren más allá de las posiciones que han tomado hasta ahora y que lleguemos a un acuerdo con un equilibrio justo entre derechos y obligaciones», afirmó.

May aseguró que su propuesta, que planea publicar de forma detallada el jueves en forma de un «libro blanco» sobre el «brexit», permitirá al Reino Unido «retomar el control de sus fronteras, su dinero y sus leyes».

«Y lo hace de un modo que protege nuestros puestos de trabajo y nos permite firmar acuerdos de comercio independientes», puntualizó la política conservadora al respecto.

Acerca de la dimisión en las últimas horas de dos de los ministros con más peso de su Gabinete, May se limitó a subrayar la labor de Davis al haber creado desde cero el Ministerio del «brexit» y su contribución a la tramitación parlamentaria de algunas de las leyes «más importantes en generaciones» para el país.

La oposición habla de «crisis de gobierno»

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, afirmó por su parte en la sesión parlamentaria que las salidas de Davis y Johnson del Ejecutivo han abierto una «crisis en el Gobierno» conservador.

«Está claro que este Gobierno no es capaz de lograr un acuerdo que proteja la economía, los puestos de trabajo y los estándares de vida» de los británicos, sostuvo Corbyn.

«¿Cómo puede alguien tener fe en que la primera ministra logrará un buen acuerdo con los 27 gobiernos de la Unión Europea si ni siquiera es capaz de firmar un pacto dentro de su propio Gabinete?», se preguntó el líder de la oposición.

El relevo de David Davis

La primera ministra británica, Theresa May, ha nombrado este lunes a Dominic Raab como su nuevo ministro para el brexit tras la renuncia este domingo de su predecesor, David Davis, por sus desavenencias con la postura de la premier respecto a la política del Gobierno de cara a la salida de la Unión Europea. «La reina está encantada de aprobar la designación del diputado Dominic Raab como secretario de Estado para la Salida de la UE», ha informado la oficina de May en un comunicado.

Raab era hasta ahora ministro de Vivienda y fue uno de los miembros más destacados de la campaña a favor del brexit de cara al referéndum de junio del 2016. La renuncia de Davis se produjo después de que May anunciara el viernes un acuerdo con el Ejecutivo en torno a la posición negociadora «colectiva», al tiempo que recalcó que el Reino Unido abandonará la UE el 29 de marzo del próximo año.

En sus primeras declaraciones tras presentar su carta de dimisión el domingo, Davis ha defendido este lunes que no hubiera sido «plausible» que permaneciera en el cargo debido a sus diferencias con May. En declaraciones a BBC Radio, ha resaltado que un ministro en cualquier Ejecutivo está en desacuerdo con entre el 10 y el 20 % de las decisiones del Gobierno, si bien ha argumentado que en este caso él no está conforme con un asunto «central» en sus responsabilidades.

«La verdad es que hay muchas cosas con las que uno no está de acuerdo en un Gobierno, y eso es normal. Pero si es algo central, sobre tus políticas, tu departamento (...) es algo más relevante», ha explicado. Pese a ello, ha recalcado que considera que May «es una buena primera ministra» y ha añadido que «tiene que tener un secretario para brexit que lleve a cabo su estrategia», al tiempo que ha asegurado que no planteará un desafío para su mandato.

«No voy a probar suerte. Si hubiera querido derribar a May el momento adecuado no sería este, habría sido después de las elecciones», ha argumentado. Por último, ha destacado que no espera que otros ministros sigan sus pasos, antes de expresar su deseo de que su dimisión «presione al Gobierno a no hacer más concesiones (a la UE)». «Seguiré diciendo que hay mejores formas de hacerlo que esta», ha zanjado. 

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

Boris Johnson presenta su dimisión a May en medio de la crisis interna por el «brexit»