Indignación en Sudáfrica por el suicidio de una joven que había sido violada

La joven había denunciado que un estudiante de su universidad había abusado sexualmente de ella y desde entonces cayó en una fuerte depresión

.

Khensani Maseko, de 23 años, era una joven sudafricana que a finales del pasado julio  denunció haber sido violada por un compañero en la universidad. Unos días más tarde y en medio de las investigaciones, la noticia de que se había quitado la vida sorprendía a muchos en Sudáfrica.

De acuerdo a la denuncia, Maseko habría sido víctima de la violación en mayo y, desde entonces, había luchado contra una fuerte depresión, según detalló su familia a fuentes locales.

Su muerte se dio a conocer después de que Maseko publicara un conmovedor mensaje en las redes sociales en el que declaraba que nadie merecía ser violado.

La noticia, que se ha viralizado este lunes, ha conmovido a sus compañeros de la Universidad de Rhodes, en la provincia del Cabo Oriental y ha provocado que varias instituciones educativas, asociaciones civiles y representantes políticos se pronunciaran al respecto.

La universidad ha anunciado que las investigaciones pertinentes están en marcha y que el presunto agresor se encuentra suspendido.

El suicidio de Maseko ha sumado una causa más para la indignación pública, tan solo unos días después de que una gran campaña contra la violencia machista convocara a miles de mujeres en las calles dn todo el país bajo la consigna «Total Shutdown» («Apagón total»).

Según datos de la Policía, cada año en el país se denuncian unas 40.000 violaciones. El organismo público de Estadísticas de Sudáfrica estima que 1,4 de cada 1.000 mujeres sudafricanas ha sido violada alguna vez en su vida, lo que sitúa al país con una de las tasas de este tipo más altas del mundo.

En nombre del Gobierno, la ministra de Asuntos de Mujeres, Bathabile Dlamini, aseguró que la muerte de Maseko es otro «nefasto recordatorio de que el flagelo de la violencia de género es una úlcera supurante en el alma de la nación».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Indignación en Sudáfrica por el suicidio de una joven que había sido violada