«El puente enfermo» de medio siglo era «una tragedia anunciada»

Varios expertos advirtieron que la infraestructura acabaría sufriendo un desenlace como el ocurrido este martes


Al viaducto Morandi de Génova, que esta noche se derrumbó dejando decenas de víctimas mortales, era conocido por los italianos como «el puente enfermo». La infraestructura se construyó entre 1963 a 1967, con una longitud de 1.102 metros. El ingeniero detrás de la obra fue el arquitecto Riccardo Morandi, también responsable del viaducto puente General Rafael Urdaneta, conocido como 'puente sobre el lago' en Venezuela. El puente americano, que cruzaba el lago Maracaibo, se hundió solo dos años después luego de que un petrolero chocase contra él por un fallo eléctrico. 

«No se tuvo en cuenta la posibilidad de un evento de este tipo durante su construcción», explican en el foro sobre ingeniería Ingeneri.info. El mismo artículo recoge la crítica de Antonio Brencich, profesor asociado de Construcción en la Universidad de Génova, donde asegura que el puente Morandi presentó «varios aspectos problemáticos» desde su inauguración. Tras años de incidencias sobre el asfalto y el equilibrio de la infraestructura, «solo las repetidas correcciones de nivel han conducido a contar con un plan de carretera en condiciones semihorizontales aceptables».

En la década de los 2000, se realizaron numerosas labores de mantenimiento al puente sobre el río Polcevera, como la sustitución de los cables de suspensión. Los trabajos, según Brencich, fueron «claramente cuestionables». El ingeniero incluso llega a plantear la obligación de «demoler el puente y reconstruirlo».

Decenas de muertos en Génova tras desplomarse un viaducto de una autopista

LA VOZ
Sobrevuela el puente derrumbado en Génova Imágenes grabadas por los bomberos sobre los 100 metros colapsados del viaducto de la autopista A-10 permiten apreciar al detalle la magnitud del desastre.

Algunos vehículos cayeron al vacío y varias víctimas están atrapadas entre los escombros

Un tramo de viaducto de la autopista A-10 en la ciudad italiana de Génova, también conocido como puente Morandise ha derrumbado hoy. Hasta 30 coches y tres camiones cayeron al vacío, según ha informado Protección Civil. El último balance oficial de víctimas eleva a 35 el número de fallecidos

«Hay una treintena muertos y muchos heridos graves», indicó a la prensa Salvini, quien se comprometió a encontrar a los responsables. Hay además 13 heridos graves que han sido trasladados a hospitales cercanos.

El viceministro de Infraestructura, Edoardo Rixi, señaló que «por desgracia aumentará» el número de víctimas. Entre los fallecidos hay una niña de corta edad.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«El puente enfermo» de medio siglo era «una tragedia anunciada»