Las asesinas del hermanastro de Kim, camino del cadalso

La fiscalía de Malasia rechaza su absolución y pedirá la pena de muerte contra las dos acusadas del ataque

.

Redacción / la voz

Un juez malasio aceptó ayer los argumentos de la fiscalía que imputa cargos de asesinato a las dos acusadas por la muerte de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano, el año pasado en el aeropuerto de Kuala Lumpur en una escena digna de una película de espías.

La vietnamita Doan Thi Huong y la indonesia Siti Aisyah, que frotaron el rostro de Kim con un potente agente tóxico, afrontan el castigo máximo previsto en la legislación malasia: la pena capital. Las dos supuestas asesinas, en caso de ser halladas culpables del suceso que Corea del Sur atribuyó a agentes norcoreanos, serían ejecutadas.

El fallo hace que el proceso continúe con la presentación de los argumentos de la defensa de las dos mujeres, que en el inicio del juicio aseguraron que creían que participaban en una broma para un programa de televisión.

El juez Azmi Bin Ariffin descartó que el suceso fuera una broma y consideró «creíbles» las pruebas presentadas por la fiscalía, que sostuvo que las dos mujeres sabían lo que hacían y estaban entrenadas para cometer el asesinato.

«La fiscalía ha presentado una caso prima facie contra las personas acusadas y por lo tanto debo llamarlas a presentar su defensa sobre los respectivos cargos», dijo el magistrado que no fijó una fecha para la intervención de la defensa.

En paradero desconocido

Además de las dos mujeres, la Policía malasia también identificó a cuatro norcoreanos en paradero desconocido (Ri Ji-hyon, Hong Song-hac, O Jong-gil y Ri Jae-nam) como los organizadores del asesinato. Según la investigación policial, estos fueron quienes contrataron a las acusadas, aunque ante ellas se presentaron con otras nacionalidades y otros nombres.

Kim Jong-nam murió el 13 de febrero del 2017 media hora después del asalto en la terminal de salidas internacionales del aeropuerto de Kuala Lumpur cuando iba a tomar un vuelo a Macao.

Expertos del departamento químico malasio identificaron el veneno utilizado como el agente nervioso VX, un líquido oleoso incoloro y sin olor considerado por las Naciones Unidas como arma de destrucción masiva.

Kim Jong-nam, hermano por parte de padre de Kim Jong-un, estuvo considerado en su día el favorito a heredar la jefatura del régimen norcoreano, pero cayó en desgracia en el 2001 y vivió los últimos años en el exilio. Según algunas fuentes, su hermanastro ordenó su ejecución para evitar que los posibles disidentes y disconformes con su nombramiento al frente de la hermética dictadura comunista recurrieran a él para legitimar un posible golpe de Estado del que nunca hubo prueba alguna.

El VX se suma a la amplia gama de productos químicos letales como el polonio, usado en Londres contra Alexander Litvinenko, o, más recientemente, el Novichok, que a punto estuvo de costarles la vida a los Skripal, padre e hija, en Salisbury.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las asesinas del hermanastro de Kim, camino del cadalso