Venezuela quita cinco ceros al bolívar ante la inflación desbocada

Decide vincular su cotización, y también los salarios, a una cuestionada criptomoneda

.

caracas / corresponsal

Venezuela, inmersa en una hiperinflación que puede alcanzar 1.000.000 % este año, según cifras del Fondo Monetario Internacional, inicia un nuevo proceso de reconversión monetaria. Bajo el propio chavismo, en el 2008, el Gobierno quitó tres ceros a la moneda y la llamó bolívar fuerte; ahora le quita otros cinco, y lo denominará bolívar soberano.

Si un euro costaba en el año 2000 unos 700 bolívares de los originales, hoy, bajo esa misma denominación, costaría seis mil millones en un país en el que un salario mínimo ya no alcanza 0,50 euros mensuales a ese mismo cambio. El endeudamiento público en época de altos precios petroleros, y su consiguiente crisis cuando los precios y la producción cayeron, ha puesto a Venezuela en caída libre.

Pero el Gobierno de Nicolás Maduro dice que esta vez tiene la fórmula para revertir la situación, y en un plazo de dos años, según ha señalado el mandatario. El bolívar soberano contará con un anclaje al petro, una criptomoneda creada por el propio Maduro cuya unidad, en teoría, representa el coste de un barril de petróleo.

Pero no solo la nueva moneda estará anclada a la criptomoneda: también lo estará el salario, indicó el presidente, que ha prometido los detalles para los próximos días. Habrá, señaló Maduro, una serie de medidas complementarias, entre ellas aumentar la gasolina para quienes rehúsen sacarse el Carné de la Patria, una suerte de libreta de racionamiento digital para los acólitos del chavismo; una tímida liberalización del control de cambio; y una liberación de buena parte de los controles de precios, ineficaces ante una inflación que ya se mide diariamente al 2,7 %.

Los economistas son escépticos. No solo porque dudan de la voluntad del Gobierno para reducir el déficit fiscal de dos dígitos que ha tenido el Estado durante los últimos diez años, sino porque Maduro ha anunciado un anclaje «a algo que no existe», esa criptomoneda, como ha señalado el diputado opositor José Guerra, que fue directivo del Banco Central de Venezuela durante la primera parte del chavismo. El petro ha sido sancionado por Estados Unidos como un mecanismo de evasión de capitales

¿Otra reconversión?

El execonomista jefe del Bank of America Alejandro Grisanti, actual director de la firma Ecoanalítica, ha señalado que si no se logra frenar el ritmo de la hiperinflación, en mayo estaremos ante la necesidad de una nueva reconversión en un país en el que hoy un café en la barra de un bar costará 2,6 millones de bolívares, que se convertirán en 26 el lunes.

Guerra señala además que el supuesto respaldo del petro al barril de petróleo es como «anclar una moneda con los peces del mar».

Por lo pronto, las reformas económicas parecen apuntar también a captar el creciente mercado de remesas en un país que sufre un éxodo poblacional sin precedentes en la historia de América Latina. Por eso ha abierto tímidamente su control de cambios. Desde el chavismo se señala que el nuevo modelo monetario es equivalente al que tiene Cuba, con su peso cubano no convertible y el CUC, convertible a dólares.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Venezuela quita cinco ceros al bolívar ante la inflación desbocada