Londres prepara a los británicos para el alto coste de un «brexit» sin acuerdo

Aumentará la burocracia para comerciar y se encarecerán los pagos con tarjetas

.

Londres / E. La Voz

El ministro británico para el brexit, Dominic Raab, tenía ayer la complicada papeleta de informar a sus conciudadanos del alto coste que sufrirán con una salida de la Unión Europea sin acuerdo. Mayor burocracia, sobrecostes en los pagos con tarjetas de crédito o problemas para acceder a pensiones de los residentes en países de la UE son algunos de los inconvenientes que tendrán que afrontar según las primeras 25 notas técnicas que el Gobierno de Theresa May divulgó para que empresas, organizaciones y ciudadanos sepan a qué atenerse. Raab dejó claro que el objetivo es llegar a un pacto. «Estamos aumentando el ritmo y la intensidad de nuestras negociaciones, y estoy seguro de que un buen acuerdo está a nuestro alcance», dijo a pocos días de una nueva reunión con el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, en Bruselas.

Londres quería ayer dar la imagen a la sociedad británica de que están preparados para un futuro sin acuerdo dentro de siete meses, además de convencer a Bruselas de que May está dispuesta a retirarse de la negociación si no se le ofrece un trato satisfactorio. Pero con lo que no contaban, es que los citados documentos, lejos de respaldar la estrategia negociadora, resaltan la debilidad de la posición de Londres de cara al divorcio, además de provocar la alarma en empresarios y ciudadanos.

Downing Street repite que su prioridad es conseguir un acuerdo, pero las negociaciones no avanzan y hay temores de que no lo consigan, por lo que puntualiza que, como Gobierno responsable, también tiene que tener todo preparado.

bancos

Todo más caro. Los británicos que tendrán «un alza de los costes bancarios y los procesos serán más lentos» para sus transacciones con el continente o sus compras por Internet. Se encarecerán las transferencias o los pagos a través de tarjetas. También podrían tener problema a la hora de acceder a servicios existentes de préstamos y depósitos, así como a contratos de seguros de vida y rentas vitalicias.

Pensiones

En riesgo. Los súbditos de Isabel II que viven en la UE podrían perder el acceso a sus cuentas bancarias, lo que dificultaría el cobro de sus pensiones y salarios. En total, se calcula que unos 300.000 británicos residen en España, frente a unos 116.000 españoles que viven en la isla. De los británicos afincados en la costa española, un 48 % están jubilados.

comercio con la ue

Barreras aduaneras. Sin un nuevo acuerdo comercial, al Reino Unido le aplicarán las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que son sinónimo de barreras aduaneras y arancelarias. Londres propuso ea la UE la creación de un área de libre comercio para bienes tras el brexit, lo que evitaría los controles de aduanas y mantendría abierta la frontera con Irlanda.

empresas

Maraña burocrática. Las empresas que comercian con la UE tendrán un aumento de sus costes por la maraña burocrática y el necesario incremento de personal para subsanarla. De hecho, la libre circulación de productos con la UE quedaría sin efecto, por lo que las empresas se verán obligadas a rellenar declaraciones de aduana para las mercancías que entren en suelo británico. El Gobierno de May avisa que se espera que Bruselas empiece a imponer tarifas a los productos ingleses y recomienda la renegociación de acuerdos comerciales que reflejen esos costes adicionales.

Alimentos

Garantía de que no habrá escasez. Raab garantizó que no habrá escasez de alimentos después del brexit, pues se han puesto en marcha medidas prácticas para «atenuar cualquier riesgo de problemas en los suministros» de alimentos, de los cuales el 30 % proviene de la UE y 20 % del resto del mundo. En esa línea, el ministro restó importancia al temor planteado hace unos meses de que el Ejército sería desplegado para mantener el suministro de alimentos en caso de necesidad.

Medicinas

Reservas para varios meses. En la actualidad dispone de tres meses de stocks de seguridad «para más de 200 medicamentos» para enfrentarse a eventuales problemas en el aprovisionamiento, pero a mayores está trabajando con la industria farmacéutica para tener una reserva adicional de «seis semanas». Además, el ministro de Sanidad pidió a pacientes y médicos que no acumulen medicamentos.

Los laboristas ponen un segundo referendo sobre la mesa

El Partido Laborista cree que la publicación de las notas técnicas demuestra que el Gobierno tory ha entrado en pánico debido al fracaso de las negociaciones con Bruselas. Por ello, el portavoz laborista para el brexit, Keir Starmer, dijo que un segundo referendo debería estar «sobre la mesa», si el Parlamento no aceptase el acuerdo final de divorcio. Lamentó que el Ejecutivo de May «simplemente no está preparado para un escenario sin trato», ya que Raab no proporcionó respuestas sobre cómo pretende mitigar las graves consecuencias de abandonar la UE sin un acuerdo.

El propio ministro de Economía, Philip Hammond, advirtió de las «grandes consecuencias fiscales» de un brexit sin acuerdo después de que Raab intentase minimizar su impacto. Para Hammond, este escenario llevaría a que el Gobierno tuviese que solicitar un préstamo de 80.000 millones de libras al año a mediados de la década del 2030.

En Escocia, la primera ministra Nicola Sturgeon volvió a recordar que un brexit drástico sería un «desastre sin paliativos». Mike Russell, diputado del SNP, está convencido de que estos documentos solo se suman a la incertidumbre que rodea al brexit, puntualizando que «la gente quiere saber si sus medicamentos seguirán estando disponibles y los agricultores y pescadores si aún podrán vender sus productos». Representantes del Gobierno de Gales, como Carwyn Jones, recalcaron que es «una pesadilla» que «pone al descubierto» los riesgos para las empresas y los servicios públicos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Londres prepara a los británicos para el alto coste de un «brexit» sin acuerdo