Polémica tras la detención de periodistas alemanes en una marcha ultra

La policía alega que lo hicieron para evitar una escalada de tensión. Los reporteros estaban siendo increpados por los manifestantes

.

Berlín / corresponsal

El largo brazo de la ultraderecha se hace cada vez más evidente en Alemania. El jueves de la semana pasada, el movimiento xenófobo Pegida convocó una marcha en Dresde para protestar contra la política de acogida de Angela Merkel, coincidiendo con una visita de la canciller a ese bastión de la extinta RDA en el que la ultra AfD se alza como la fuerza más votada. En medio de las pancartas contra la islamización de Occidente, uno de los manifestantes comenzó a increpar a un equipo de periodistas del canal público ZDF, solo porque se negaba a que le grabaran con las cámaras. Una escena a la que están más que acostumbrados los reporteros que acuden a las movilizaciones ultras, en las que suelen recibir insultos e incluso a veces ser objeto de agresiones.

Agente implicado

La diferencia es que, en esta ocasión, la policía local decidió detener a los informadores durante 45 minutos, alegando que así evitaban una escalada de la tensión. Una actitud que no ha tardado en calificarse como un ataque contra la libertad de prensa. El escándalo llevaba días copando los titulares de la prensa regional. Hasta que ayer saltó a la primera plana nacional al filtrarse que uno de los hombres que participó en la marcha y arremetió contra los reporteros es un agente de la policía de Investigaciones Criminales de Sajonia, Land del que Dresde es la capital. «Lo ocurrido es muy preocupante y debe ser aclarado de forma inmediata por las autoridades del Land», exigió la ministra de Justicia, Katharina Barley.

También se expresó al respecto Merkel desde Georgia, donde realiza desde ayer una gira de fuerte carácter económico. «Todo aquel que acude a una manifestación debe tener en cuenta que será observado y filmado por los medios. Defiendo claramente el derecho a la libertad de prensa», insistió la canciller. El titular de Interior de Sajonia, el cristianodemócrata Roland Wöller, subrayó que en el momento de la trifulca el agente no estaba de servicio, sino de vacaciones. «Dicho esto, espero una actitud adecuada de todos los que trabajan en el departamento», añadió.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Polémica tras la detención de periodistas alemanes en una marcha ultra