Donald Trump, con el agua al cuello

El futuro político del presidente queda en manos de un posible cambio de mayorías en las elecciones de noviembre

.

NUEVA YORK / CORRESPONSAL

Donald Trump sigue enfrentando las consecuencias de la que ha sido su peor semana como presidente de EE.UU. Las condenas judiciales a su exabogado Michael Cohen y su exjefe de campaña Paul Manafort volvieron a dejar en evidencia cómo la oscuridad que ha rodeado al republicano podría haber influido en su llegada a la Casa Blanca. Trump está mostrando signos de tensión, pero no hay nada que constate que el magnate haya desarrollado una estrategia más sofisticada para lidiar con sus problemas. 

¿Por qué está crisis es más grave?

Porque es la primera vez en la historia en que un acusado por las autoridades federales inculpa a un presidente de un delito grave. Cohen reconoció haber cometido financiación irregular de campaña al haber pagado casi 300.000 dólares a dos examantes de Trump para silenciarlas y así evitar que la publicación de sus relaciones pudiera influir en las elecciones presidenciales perjudicando los intereses del neoyorquino. Según el abogado, los abonos en efectivo no se hubiesen producido sin las órdenes directas del actual presidente. El republicano ha negado las acusaciones. Sin embargo, ha cambiado hasta siete veces de versión. Y una grabación demuestra que estaba al tanto.

¿Puede el magnate enfrentar cargos de corte criminal?

No, porque el Departamento de Justicia establece que los presidentes en ejercicio no pueden ser imputados. Otra cosa diferentes es que Trump dejase su cargo como jefe del Ejecutivo, entonces sí se podría iniciar un proceso judicial contra él.

Como presidente, las únicas consecuencias que puede enfrentar son políticas. Es decir, puede ser juzgado por el Congreso a través de un juicio político o impeachment. Este extremo es improbable, al menos por ahora, porque el Partido Demócrata no cuenta con la mayoría en las cámaras, necesaria para iniciar un proceso de destitución. Eso sí, creen que esta controversia les puede servir para movilizar a los votantes independientes y conservadores moderados de cara a las legislativas de noviembre, presentando al Partido Republicano como facilitador y protector del presidente.

¿Qué dicen sobre el caso los republicanos?

La mayoría guardó silencio. Ninguno dio muestras de que las revelaciones de Michael Cohen se fuesen a tratar de manera diferente a cómo se abordaron las numerosas polémicas que han golpeado al magnate durante estos dos años y medio. Son muy conscientes de que lo ocurrido, no ha restado a Trump el respaldo de su base de votantes.

¿Por qué Michael Cohen inculpó a Trump?

Para obtener un mejor trato con el fiscal especial del Rusiagate, Robert Mueller. Aunque no fue Mueller quien le acusó de ocho delitos -por financiación irregular de campaña y fraude fiscal y bancario-, sí fue quien descubrió los indicios criminales y derivó el caso a la fiscalía de Nueva York. Otras teorías apuntan a que Cohen quiere asustar a Trump para que le indulte. Sin embargo, este extremo fue descartado por el abogado de Cohen. Además, su decisión también habría sido motivada por una conversación con su padre, Maurice Cohen, superviviente del Holocausto. Según varios medios, el polaco le dijo a su hijo que no había sobrevivido al genocidio nazi para ver su nombre manchado por culpa de Trump.

¿La condena a Paul Manafort compromete en algo presidente?

No, porque sus crímenes no lo salpican directamente ya que Manafort no trabajaba para el magnate cuando los cometió. Eso sí, al tratarse de un caso que también se deriva de las investigaciones de la trama rusa, Manafort podría prestarse a colaborar con Mueller y contarle datos desconocidos hasta ahora, en un intento por disminuir su pena superior a 60 años de cárcel por fraude fiscal y bancario.

El magnate suspende el viaje de Pompeo a Piongyang entre críticas de China y Corea del Sur

Donald Trump anunció la cancelación de la visita de su máximo diplomático a Corea del Norte, debido a una falta de progreso en la desnuclearización de Piongyang, de la que acusó a China. «Le pedí al secretario de Estado Mike Pompeo que no vaya a Corea del Norte en este momento, porque creo que no estamos avanzando lo suficiente en lo que respecta a la desnuclearización de la península coreana», escribió Trump.

El mandatario intensificó además su retórica contra China, que se ha endurecido a medida que se acercan las elecciones legislativas de noviembre. Debido a las tensiones comerciales con Estados Unidos, Trump dijo que no cree que los chinos «estén ayudando con el proceso de desnuclearización como lo hicieron antes (a pesar de las sanciones vigentes de la ONU)». Pekín respondió con dureza a las acusaciones y negó cualquier responsabilidad en el comportamiento de Kim Jong-un y su régimen. «Las declaraciones estadounidenses no se corresponden con la realidad y son irresponsables. Estamos muy preocupados y hemos protestado de manera solemne ante Estados Unidos», indicó en un comunicado Lu Kang, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino. La suspensión de la visita también fue cuestionada por Corea del Sur. Seúl lamentó la cancelación del viaje de Pompeo a Piongyang y pidió esfuerzos conjuntos para la desnuclearización.

En otro tuit, Trump dijo que Pompeo aún visitaría Corea del Norte «en el futuro cercano», señalando que esto probablemente ocurrirá cuando la relación comercial entre Estados Unidos y China se «resuelva». «Mientras tanto, me gustaría enviar mis más cálidos saludos al presidente Kim. ¡Espero verlo pronto!», añadió de forma extraña Trump.

El jueves, Pompeo había dicho que regresaría a Corea del Norte la próxima semana para la siguiente etapa del proceso de garantizar la «desnuclearización final y totalmente verificada de Corea del Norte».

Negociaciones con México

El nuevo bandazo en Asia coincidió con otro giro sorprendente en las relaciones con México. «Nuestra relación con México se está volviendo más cercana con cada hora. Algunas personas realmente buenas tanto en el nuevo como en el viejo Gobierno, todas ellas trabajando estrechamente juntas... ¡Un gran acuerdo de comercio con México podría ser posible pronto!», tuiteó Trump.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Donald Trump, con el agua al cuello