Con lo fácil que era darle un biberón. ¿Qué le ofrezco de desayuno a mi retoño para que comience el día con energía y sin tener que dedicarle mucho tiempo? Tenemos las ideas que necesitas

Hasta que llegaron la paternidad y la maternidad a nuestras vidas seguramente no te habías parado a pensar en todos los quebraderos de cabeza que supone alimentar a un hijo cuando ya ha pasado la fase de la lactancia y comienza la alimentación. Durante los primeros meses tras empezar a introducir alimentos sólidos todavía es viable tirar de biberón como recurso sobre todo a la hora de desayunar y cenar. Pero, como es normal, llega un momento en que hay que empezar a desechar el comodín del biberón y dar paso a otras elaboraciones que despierten su apetito y su curiosidad por descubrir alimentos.

De sobra es sabido que la alimentación de los más pequeños de la casa debe ser variada, equilibrada y saludable sin olvidar que por las mañanas no es necesario obligarles a desayunar si no tienen apetito. De hecho, forzarles puede resultar contraproducente. Aunque no se alimenten por la mañana como desearían los padres, es importante que desde pequeños ya se familiaricen con alimentos saludables para un correcto crecimiento y funcionamiento de su organismo, lo cual supondrá un desarrollo psicomotor adecuado y una gran ayuda a la hora de prevenir enfermedades y fijar hábitos alimentarios que beneficiarán su salud.

Sabiendo esto, ¿qué podemos ofrecerles para desayunar y que puedan ir a la escuela con energía para afrontar el día? Y sí, hemos pensado también en el limitado tiempo que papás y mamás tienen por la mañana, donde los minutos valen oro.

Tortitas saludables de plátano

Seguro que ya te has topado con esta receta o similares en algunos muros de Instagram: las famosas tortitas saludables de plátano son una opción estupendísima en forma de capricho que conquista tanto a pequeños como a mayores y que nada tienen que envidiar a los clásicos pancakes. De hecho, su esponjosidad llama mucha la atención de quien las prepara por primera vez. Se pueden acompañar con toppings como fruta cortada o crema de cacao y avellana casera sin azúcar.

Vasitos de yogur con fruta, avena y semillas

Otro clásico que no falla a la hora de desayunar es un yogur que tomamos como un lienzo en blanco y al que le vamos añadiendo diferentes toppings para hacerlo más atractivo y más nutritivo. Si vamos con algo de tiempo hasta es recomendable hacer participar a los niños del proceso y que se animen a preparar ellos el plato montando y decorando el yogur con frutas y semillas al gusto. Lo bueno de esta receta es que se puede preparar varias veces a la semana: hay tanta variedad de frutas y semillas que es difícil caer en la monotonía.

Rollito de tortilla con salmón y aguacate

Para energía, la que aporta esta receta de rollito de tortilla francesa con salmón y aguacate. La receta original propone pepino, pero realmente tienen cabida infinitos ingredientes como el aguacate, el queso crema, unas rodajas de tomate finitas… por opciones que no sea. Incluso frutas y verduras encajan también a la perfección en la tortilla. Sea cual sea la combinación, saldremos de casa con las pilas bien cargadas con un desayuno así. Ojo que también es perfectamente válida para cenas.

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

«Baby led weaning» o cómo dejar al bebé autodirigirse mientras come

La Voz

El mundo de la crianza de los bebés está lleno de aventuras, inseguridades y experiencias de todo tipo. Una de las que más inquietudes despierta es, sin duda, la alimentación de los más pequeños de la casa. La Organización Mundial de la salud recomiendo la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, periodo a partir del cual ya se pueden empezar a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé como complemento a la leche. Como bien se denomina, se trata de una alimentación complementaria. Es decir, estos nuevos alimentos serán durante un tiempo un complemento a su alimento principal que seguirá siendo la leche materna o la leche artificial.

Seguir leyendo