Existe una variedad importante de productos ricos en sustancias antioxidantes que nos ayudan a detener el deterioro progresivo de nuestro organismo

Aunque luchar contra el tiempo parezca una tarea imposible, lo cierto es que nuestro proceso de envejecimiento puede ser más llevadero si mantenemos un estilo de vida saludable. En este sentido, lo que comemos diariamente juega un papel fundamental para que esta etapa natural de la vida llegue más despacio. 

Además de consumir una dieta equilibrada, rica en nutrientes y cercana a lo que viene a ser la mediterránea, como recomiendan muchos nutricionistas, también es recomendable huir de aquellos productos que generan lo que los especialistas llaman el estrés oxidativo. Esto no es más que un proceso que ocurre en nuestro organismo cuando no puede destruir todos los radicales libres incorporados durante los procesos bioquímicos vitales y, por tanto, las células sufren un proceso de oxidación y se deterioran.  

Sin embargo, hay una variedad importante de alimentos que nos ayudan a envejecer mejor y de forma más lenta ya que contienen un grupo de sustancias conocidas como antioxidantes. Además, estos productos previenen la aparición de ciertas enfermedades asociadas a la vejez como las cardiovasculares, el alzheimer y otras dolencias crónicas. Cabe añadir que el cuerpo humano normalmente produce los antioxidantes llamados enzimáticos y también se pueden adquirir mediante muchos de los alimentos que detallaremos a continuación.  

Entre las frutas están los kiwis, granadas, fresas, arándanos y frambuesas. Por su parte, de las verduras y hortalizas vienen muy bien las acelgas, espinacas, brócoli y tomates. Si eres más de infusiones puedes aumentar el consumo de tés verdes. Otro grupo importante de alimentos son los frutos secos tales como las almendras, nueces y avellanas. Aunque es recomendable disminuir el consumo de azúcares y dulces, los chocolates de cacao puro son muy beneficiosos en este sentido. 

Igualmente tendremos que incrementar el consumo de productos que contienen las siguiente sustancias: 

  • Fitoesteroles: Se puede encontrar en las nueces, arroz, aceitunas, cebolla e higo.
  • Polifenoles: Están presentes en una gran variedad de plantas comestibles, semillas, cereales y bebidas como el té, el café, la cerveza o el vino tinto.
  • Licopeno: Se encuentra en frutas y verduras rosadas y rojas como la sandía, albaricoques y tomates.
  • Resveratrol: Se hallan en el chocolate negro, moras, cacahuetes y vino tinto.
  • Carotenoides: Es fácil reconocerlos porque están presentes en alimentos con tonalidades naranja, amarillo, rojo y morado.
  • Betacarotenos: Se encuentra especialmente en frutas y verduras de color amarillo, naranja, rojo y verde tales como la calabaza, el brócoli, las espinacas, los pimientos, los albaricoques y los melocotones.

Entre la lista de los alimentos que provocan el efecto contrario podremos encontrar todo un gran abanico de productos ultra procesados como las pizzas y los platos precocinados. También es importante disminuir el consumo de carnes rojas, así como de los fritos que habitualmente hacemos con aceite de girasol o de palma. 

Algunas de las recetas que recomendamos elaborar con productos antioxidantes encontramos las tortitas vegetales de zanahoria y aguacate con almendras. Este plato es ciento por cien vegetal y resulta ideal para disfrutar tanto como aperitivo como en una merienda o a media mañana. También pueden ser empleadas como guarnición de nuestros platos favoritos.  

Otro de los platos recomendados es el dip de zanahorias con manzanas y requesón. Esta vez incluye manzanas y zanahorias, dos alimentos esenciales para incrementar algunas de las sustancias antioxidantes anteriormente mencionadas. También puede servir el dip de zanahoria con manzana y requesón acompañado de crudités de verdura como pepino, apio, calabacín o pimiento, lo que constituye, sin duda, una apuesta por la cocina saludable. 

Igualmente viene muy bien un cuscús con garbanzos especiados, melocotón y hortalizas de verano. Esta receta está cargada de sabor a través de los deliciosos garbanzos especiados con un toque picante y el dulzor del melocotón de temporada, los cuales se combinan con crujientes de hortalizas frescas. 

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

Seis alimentos ricos en betacaroteno más allá de las zanahorias

La Voz

Además del sol, hay alimentos que favorecen el bronceado de la piel. Esto se debe gracias al betacaroteno, un antioxidante presente en algunos productos como las zanahorias y que estimulan la producción de vitamina A y melanina, que le da coloración a nuestro cuerpo.

Por si fuera poco, este pigmento naranja, que pertenece al grupo de los nutrientes llamados carotenoides, estimula el sistema inmunológico a protegerse de diversas enfermedades, así como la producción de glóbulos blancos en la sangre. Igualmente combate el envejecimiento celular. 

Además de la zanahoria, el betacaroteno se encuentra especialmente, en frutas y verduras de color amarillo, naranja, rojo y verde tales como la calabaza, el brócoli, las espinacas, los pimientos, los albaricoques y los melocotones.

Seguir leyendo