«Batch cooking»: el método para ahorrar, cocinar menos y comer más sano

Cocinando tan solo una perezosa tarde de domingo puedes tener listas un montón de elaboraciones que se transformarán en saludables menús para toda la semana

cuando estamos de vacaciones solemos dejarnos llevar un poco, relajamos nuestras costumbres y somos más flexibles con las comidas. Sin embargo, ahora que ya hemos vuelto a la rutina, es momento de hacer los deberes e intentar mantener una alimentación saludable. El problema es que muchas veces no disponemos de suficiente tiempo para cocinar durante la semana y esto hace que se resienta nuestra dieta y que acabemos abusando de productos ultraprocesados poco recomendables para nuestra salud.

Para hacer frente a este mal moderno que es la falta de tiempo, muchas personas ya están optando por el «batch cooking». Este método de cocina permite tener listo un buen fondo de nevera con el que preparar deliciosos y nutritivos platos en tiempo récord. Dedicándole tan solo un par de horas de una perezosa tarde de domingo, por ejemplo, puedes tener listas un montón de elaboraciones que se transformarán en saludables menús para toda la semana. Con este método podrás ahorrar mucho tiempo, además de dinero, y te permitirá comer de una manera mucho más saludable.

La clave siempre es una buena planificación

Verduras, legumbres, frutas, cereales, pescados y carnes magras no deben faltar en la planificación semanal. Teniendo esto en cuenta, lo primero es organizar un menú equilibrado que nos sirva para hacer la compra en un solo viaje y, así, ahorrar tiempo y dinero. Hacer muchas compras sin planificación es, sin duda, más caro que hacer una buena compra a conciencia.

Lo mejor para el «batch cooking» es apostar por recetas sencillas y utilizar algunas bases de las preparaciones para varias elaboraciones diferentes. En este sentido, si hay un alimento que combine con todo, ese es el arroz. Tenlo siempre listo en la nevera porque podrás usarlo en infinidad de platos: como guarnición, en salteados o en ensaladas, como esta de arroz integral con salmón teriyaki. Es de esos platos que al día siguiente están aún más ricos si cabe, por ello es excelente para planificar con éxito tus menús semanales.

Ahora seguro que te estarás preguntado, ¿aguanta la comida toda la semana? La respuesta es sí, pero hay que tener en cuenta que algunas recetas son más adecuadas para conservar durante unos días en la nevera, mientras que otras son más aptas para congelar. Las lentejas y los garbanzos, por ejemplo, pueden mantenerse en la nevera durante tres días una vez cocinados y, si no, siempre puedes congelarlos. Estas legumbres son, por tanto, un básico muy versátil para cualquier menú, con las que podrás preparar un sinfín de platos como un delicioso y sencillo estofado de lentejas con salsa de tomate casera. Lo mejor de esta receta es que también puedes utilizar la salsa en muchas otras elaboraciones, como en pastas o en esta divertida lasaña de calabacín, por ejemplo.

Las verduras deben ser el elemento estrella de tus menús, duran unos dos o tres días en la nevera y son perfectas como guarnición de carnes y pescados. Además, en puré o salteadas con un pequeño refrito, son muy útiles para conseguir comidas y cenas rápidas y nutritivas. Las cremas o purés -como esta crema de coliflor con croutons de ajo y limón- congelan muy bien y puedes ir sacándolas a medida que las necesites.

¿Te animas a poner en práctica esta forma de cocinar? Ganarás tiempo y, gracias a la planificación, terminarás comiendo mejor y más sano.

Comentarios

«Batch cooking»: el método para ahorrar, cocinar menos y comer más sano