Recomendaciones para no fallar en la creación de tu plan de empresa


PATROCINADO

Muchas personas deciden, en algún momento de su vida, crear una empresa o emprender un proyecto profesional. Lo hacen invirtiendo gran parte de su tiempo, probablemente una cantidad de dinero importante y, sobre todo, muchísima ilusión. Para muchos, puede ser el sueño de toda la vida, algo a lo que llevaban dando vueltas durante años sin decidirse porque el momento personal no era el idóneo, no tenían los ahorros suficientes o, simplemente, no se atrevían.

En España, este tipo de pequeñas empresas o negocios son muy comunes y suponen, de hecho, la base de nuestra economía. Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son el 99,86% del total, según los últimos datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Por otro lado, los autónomos rondan actualmente los 3,2 millones de personas. 

Crear una empresa es una actividad que requiere empeño e ilusión, pero esos ingredientes, aunque necesarios, no son suficientes. Crear una empresa desde la nada es como construir tu propia casa, ladrillo a ladrillo. Y de la misma forma que para construir una casa necesitamos los planos, para crear una empresa necesitamos tener muy claras algunas pautas. De nada sirve una casa si no tiene puertas, del mismo modo que una empresa recién constituida no funcionará sin contar antes con un plan de negocio o sin haber previsto sus necesidades logísticas.

Aquí vamos a ofrecerte tres claves para contar con un buen plan de empresa.

Establece un plan de negocio y fija una estrategia comercial

Cualquier idea, por brillante que sea, necesita un desarrollo. Antes de lanzarte a la piscina, estudia al detalle cómo piensas monetizar la idea: realiza o encarga un estudio de mercado, analiza la competencia, estudia qué ventajas pueden diferenciarte de los demás y poténcialas y haz un plan de precios. Es esencial realizar un análisis DAFO, un presupuesto y un plan de comunicación, porque si no llegas a tus clientes potenciales, el negocio tendrá difícil sobrevivir aunque ofrezcas los mejores productos y servicios al mejor precio.

Haz una estimación realista y evita los gastos innecesarios desde el principio

Una empresa puede empezar a ser rentable desde el primer día, pero también consume recursos desde el primer momento. Hay gastos de asesoría, de personal, de alquiler de locales u oficinas, de suministros básicos… Afortunadamente, algunos de estos gastos se han ido reduciendo e incluso pueden eliminarse por completo. Por ejemplo, te recomendamos que mantengas el gasto fijo bancario bajo control. Siempre vas a necesitar disponer de cuentas bancarias con las que operar, pero hoy es posible disponer de una cuenta online sin comisiones. No es el gasto más importante que vas a tener, pero suprimirlo te servirá de guía para evitar otro tipo de gastos superfluos.

Cuenta con un colchón financiero suficiente

Al lanzar una empresa, lo habitual es que contemos con unos ahorros o con un crédito disponible que nos permita cubrir los costes del lanzamiento. Sin embargo, los negocios necesitan un plazo mínimo para empezar a ser rentables. En ocasiones, hay personas que se lanzan a montar un negocio, pero apenas disponen de un colchón financiero para garantizar que la empresa se mantiene a flote durante un periodo de tiempo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Recomendaciones para no fallar en la creación de tu plan de empresa