Volkswagen introduce la versión Cabrio en el T-Roc

Este modelo se convertirá en el primer «crossover» compacto descapotable

Versión Cabrio del T-Roc de Volkswagen
Versión Cabrio del T-Roc de Volkswagen

Redacción

Volkswagen va a incorporar a la gama T-Roc una versión Cabrio con lo que se convertirá en el primer crossover compacto descapotable. No llegará hasta la primavera del próximo año, pero la firma alemana ya dio a conocer las características de este nuevo modelo que se comercializará bajo dos equipamientos y dos motorizaciones turbo de gasolina de 115 y 150 CV de potencia respectivamente.

El nuevo T-Roc Cabrio es el primer descapotable crossover compacto que combina la apariencia y las ventajas de los SUV clásicos con la experiencia única que ofrece un descapotable. Su capota de tela de alta calidad se abre en nueve segundos, incluso a velocidades de hasta 30 kilómetros por hora con solo pulsar un conmutador situado en la consola central. Está compuesta por varillas, un forro interior, un acolchado tapizado que abarca toda la superficie y la tela exterior. El equipo de desarrollo diseñó las costuras longitudinales para unir los tejidos de piel de la parte externa (membrana central y dos paneles laterales) para que sirvieran como canaletas vierteaguas adicionales.

Versión Cabrio del T-Roc de Volkswagen
Versión Cabrio del T-Roc de Volkswagen

Los pasajeros de esta versión cabrio del T-Roc viajan seguros gracias a la protección antivuelco, que es reversible y extensible, situada detrás de los asientos traseros. El sistema utilizado en este modelo se eleva en tan solo décimas de segundo al sobrepasar cierta aceleración trasversal o al producirse una inclinación del vehículo en la zona de los apoyacabezas traseros. Además, este T-Roc descapotable está diseñado para ofrecer la máxima seguridad en todo momento, con un marco del parabrisas reforzado y numerosos modificaciones estructurales, como en los bajos del coche y en los paneles laterales, travesaños y puertas.

La puesta en venta en de este modelo en la primavera de 2020 lo hará bajo dos niveles de equipamiento: Style y la deportiva R-Line. La primera opción está orientada al diseño y la personalización. Esta intención de la marca se subraya gracias a un total de cuatro variantes decorativas de libre elección para el habitáculo, la iluminación ambiental estándar, las llantas de aleación de 17 pulgadas con superficies pintadas y la tapicería de cuero opcional en dos variantes de color. El nivel de equipamiento con el sistema de infotainment Composition de serie, que incluye interfaces USB y Bluetooth, así como las ofertas online de We Connect, garantiza un conjunto armonioso.

Por su parte la versión R-Line tiene una orientación deportiva e incorpora los contenidos opcionales de los paquetes e interiores de R-Line que se ofrecen como parte integrante del T-Roc. Además, la tendencia deportiva queda de manifiesto con los faros antiniebla de serie, el tren de rodaje deportivo y la dirección progresiva con control de dirección en función de la velocidad. Destacan también los asientos deportivos adaptados con apoyacabezas integrados y el tapizado específico de los asientos en combinaciones de tejido/imitación de cuero y la marca R-Line. El apoyo lumbar de serie, que se regula eléctricamente, también garantiza el confort, mientras que los colores de decoración de libre elección ofrecen opciones de diseño personalizadas. El equipamiento técnico básico de las dos versiones incluye el sistema de vigilancia Front Assist con función de frenada de emergencia en ciudad, el sistema de detección de peatones, el freno anticolisiones múltiples y el sistema de aviso de salida de carril.

La oferta de motores abarca dos opciones turbo de gasolina con 115 y 150 CV de potencia respectivamente. Ambos propulsores van asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades, aunque opcionalmente en el motor más potente, se puede pedir con un cambio de doble embrague de siete velocidades.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Volkswagen introduce la versión Cabrio en el T-Roc