Qué empacho de cocinas


Los espectadores corremos el riesgo de acabar quemados entre tanto fogón. Ya no tenemos la sartén por el mango, pero estamos a tiempo de coger el mando de esta televisión que empacha. Hasta la cocina, y mucho más, han entrado las cámaras de lo que se ha convertido en una tendencia empalagosa. Después de Masterchef, Masterchef Celebrity y Masterchef Junior, después de Ven a cenar conmigo, después de todos los programas de los cocineros estrella, desde Arguiñano hasta los hermanos Torres, ahora se va a estrenar Mi madre cocina mejor que la tuya. Otra vuelta de tuerca al show de ponerse el delantal como única medida de entretenimiento cuando nos sale la comida por las orejas. Casi una empieza a echar de menos aquellos primeros inicios de meter las manos en la masa como Elena Santonja cuando encender el fuego en televisión era un hito y había cierto jugo en ver a un famoso pringarse en directo. Es cierto que Masterchef ha recuperado con éxito la fórmula celebrity con la misión tacañona de un jurado Michelin, pero tanta sabiduría junta no impide que estemos agotados de esferificaciones, pucheros y exquisiteces culinarias para volver a tragarnos en prime time otro programa más de olla exprés. Eso sí, en este caso la olla exprés es la que manejan las madres, las únicas que han entrado siempre en la cocina sin chaquetilla, sin tanto show ni tanta estrella.

Comentarios

Qué empacho de cocinas