La «reina» Sofía


Operación Triunfo y Supervivientes han sido los grandes concursos del año, los únicos que han generado una movilización de la audiencia brutal y, aunque parten de conceptos muy diferentes (o no tanto), ambos han arrasado en la parrilla. Supervivientes se ha superado a sí mismo en una edición que ha hecho historia, es la más vista de todas, con cuatro millones de fieles que no han bajado la guardia en este espacio imbatible que el jueves coronó a la que tiene en su haber el título de reina del reality, Sofía. Sofía tiene 21 años y el don de llevarse el premio de todas las apuestas de Mediaset: ganó GH (300.000 euros), acaba de ganar Supervivientes (200.000), ha cobrado por cada semana de concurso, !y son 12!, 6.000 euros, ha sido tronista en Mujeres y hombres, y es la mala malísima en cualquier situación. Frente al buenismo de Amaia, la cándida triunfadora de OT de 19 años, Sofía se la juega a otro papel. Caprichosa, agresiva, mal educada, sus frases producen úlceras (guarro, puto ser despreciable de la hostia, falso, muerto de hambre), que el público celebra en un guion que tiene mucho de cuento, pero una sola verdad: los espectadores somos raros, raros, raros. Un día amanecemos con la inocencia de un teletubby, y al otro nos invade el espíritu del avieso Falconetti. Amaia y Sofía son las dos jóvenes, navarras, y las protagonistas mediáticas de este tiempo convulso; las dos caras contrapuestas del mismo show.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La «reina» Sofía