Un ministro de serie


No hay mejor oportunidad que aquella que se aprovecha. Lo sabe bien el exministro Màxim Huerta, que aunque ha estado solo unas horas en «el candelero» tiene en su currículo ya para la posteridad todo un cargo. Y no solamente de conciencia. El caso es que sabiendo cómo de calentita está la política, entre cambio y cambio, y soplando como sopla a favor cualquier historia que dé un buen guion, los cabezas de serie de las ficciones se han puesto las pilas y ya tienen título para la próxima temporada con Javier Cámara en el papel de un anodino ministro de Agricultura. Vota a Juan, que es como se llama la serie, constará de ocho episodios de 30 minutos cada uno y en ella participa también María Pujalte, en el papel de la directora de Comunicación de su gabinete. Con este tándem, Cámara-Pujalte, no resulta difícil imaginarse que los entresijos de esa relación no tiran precisamente a la danesa Borgen, pero prometen ser muy jugosos o al menos tan infinitamente divertidos como suelen ser sus protagonistas. En tono irónico y dando buena dosis de humor, nuestra política de ficción enlaza más con el lado cómico, con personajes al límite que darán de sí hasta el esperpento también para ver el lado familiar de los que se dedican a lo público. La televisión pondrá un poco más de gracia a toda esta intensidad que vivimos.

Comentarios

Un ministro de serie